Al gobierno venezolano, de verdad, le encanta cagarse en la gente. Ya no es suficiente con tener la inflación más galopante y vergonzosa del mundo; el presidente más inculto; o las medidas económicas más absurdas habidas alguna vez en un país. Ahora, como idea que surge de un viaje con hongos en el cerro El Ávila, nuestro presidente ha decidido sacar de circulación todos los billetes de 100 bolívares en un contrarreloj de 72 horas.

Vaya a saber Dios por qué se le ocurrió aquella locura en pleno diciembre, con los puntos fallando, una nueva tanta de nuevos billetes saliendo, y el dólar en la nubes, pero ya lo dijo y ya empezaron los juegos del canje, o sea, pegarte tu maratón al banco con tus ahorros debajo del colchón de, digamos, 10.000bs, en los billeticos de mayor denominación, y ver si te dan los nuevos y digievolucionados bolívares.

Personalmente, creo que los poquitos que por ahí tengo los agarraré y tapizaré, no sé, el baño, así como para sentirme Ricky Ricón… en un mundo paralelo.

Para aquellos que no alcancen a canjear sus billetes, o tal vez les importe madres hacerlo porque en realidad no valen nada, aquí os dejo algunas buenas sugerencias para qué hacer con ellos.

1. Hacer un video musical así bien lacra

Es lo primero que se nos viene a la mente, claro, no con dólares y conduciendo un lamborghini, pero de que se va a ver cool se va a ver cool. Te montas en tu Chevette, con la Yulitza y el Maikol, paseando por Caracas, al compás de un beat así bien lacra, mientras los vas lanzando por todos lados. Como cualquier cosa estúpida pega hoy en día, quizá te hagas famoso.

2. Tirártelas de artista millenial

bg_foto-billetes-02

Saca el artista que hay en ti y convierte a Simón Bolívar en una estrella de rock, o incluso en un transformers. Las posibilidades son ilimitadas y probablemente algún crítico del arte vea tu trabajo y te pague una millonada. Si quieres una buena referencia, puedes ver el trabajo de este pana en  “Venezuela devaluada” la protesta de los billetes cómics.

3. Tapizar tu casa

dollar-bills-decorated

Por qué no. Total valen menos que una tapizada tradicional, y si eres de esos que quiere hacer tu casa un lugar único, esta es una excelente opción. Con, yo creo, dos sueldos mínimos tapizas todos tus cuartos. Nuestra imagen de referencia tiene dólares (hay que estar bien loco) pero nos da una buena idea.

4. Tirárselos en la cara al primer ya-sabes-quién que veas

 

Una vez un profesor me dijo que si querías enseñarle algo a alguien no debías decírselo, sino mostrárselo, y creo que esta es una excelente forma de enseñarle a algunos (media Venezuela) que nuestra moneda no vale un carajo y que la inflación no es un cuento de hadas. Sírvanse con la cantidad de billetes que deseen, pero ojo, billetes sueltos, no queremos herir a alguien lanzándoles fajos enteros.

5. Meterlos en tu juego de Monopolio

Imagen cortesía de @ElChigüireBipolar
Imagen cortesía de @ElChigüireBipolar

A todos siempre se nos pierden los billetes en el Monopolio; ya sea por los amigos malintencionados, o por simple descuido. En tal caso, esta es una bonita manera de usar esos billetes fuera de circulación. Te aseguro que esta vez, nadie va a querer robártelos. Total, valen menos que los mismos billetes del juego.

6. Para prender la cocina

6_20160802e90kem

Mamá que se respete es recursiva. Y como está la situación, a veces gastar un fósforo o un candelazo de la cocina, puede resultar en un gasto más para la casa. Hazle un favor a mamá y deja unos cuantos miles en la alacena de la cocina. Ya verás lo contenta que se va a poner, mientras ve su sueldo quemarse, literalmente.

7. Pagarle tus deudas a algún incauto

hqdefault

No falta el despalomado que nunca se entera de nada, ni teniendo Facebook. Aprovecha este momento para pagar todas esas deudas que tienes, y hasta encímales un adicional por la mora. Luego finges demencia y listo. Lo importante fue que cumpliste.

8. Coleccionarlos y venderlos cuando seas viejo

maxresdefault

La vieja confiable. Reune todos los billetes de cada denominación y en perfectas condiciones, luego guárdalos, no sé, unos 60 años, y muy seguramente puedan hasta valer una fortuna. Algún desocupado querrá tenerlos en su colección, ya sea por nostalgia o solo por simple amor al arte.

9. Tomarte una foto con ellos y aparentar ser un mafioso

pablo-escobar-perdia-2-1-billones-de-dolares-al-ano-11

Un clásico. Cuesta creerlo pero existen muchas personas que en el fondo quisieron ser mafiosos alguna vez en su vida y el milagrito no se les dio. Es momento oportuno para al menos aparentarlo. Y como ahora vivimos más de apariencias que nunca, una foto de perfil tuya sentado alredededor de muchos billetes probablemente atraiga la atención no del FBI, pero si de alguna Yulitza amante también de la mafia.

10. Tirárselos en la cara al primer ya-sabes-quién que veas

No, no está repetida. Solo quería sugerirles inconscientemente aplicar esta opción. Ahí se las dejo.