13 reasons why es un show que está dando mucho de qué hablar. La serie ha estado en ojos y boca de todos. Principalmente, de psiquiatras, psicólogos y medios de comunicación.

Unos hablan acerca del comportamiento inmaduro de la protagonista, otros han manifestado su preocupación por la forma de mostrar una imagen tan nítida del suicidio, y los periodistas han catalogado la serie como una de las mejores series de Netflix por su impecable fotografía, atrapante historia y personajes verosímiles; sin embargo, también la han condenado.

La principal razón es que el trípode que hemos nombrado se mantiene de acuerdo en una sola cosa: la escena tan cruda de la escena que acaba con la vida de la protagonista de 13 reasons why.

Y hay más.

Ola de críticas y declaraciones de expertos

En una escuela de Canadá prohibieron que los alumnos siguieran la serie, y además alertaron a los padres para que los chicos no fuesen tentados a conocer la triste historia de Hannah Baker.

Además, la Asociación Nacional de Psicología expresó su claro rechazo a 13 Reasons Why. “Estudios han demostrado que exponer conductas suicidas a personas en estado de depresión pueden incurrir a que el individuo afectado fantasee, e incluso quiera emular el comportamiento en televisión”.

Para la psicóloga Karla Kovanvich, el hecho de que Hannah Baker se haya vuelto un muerto con poder de decisión sobre los vivos, ofrece un panorama atractivo para los suicidas. “Hacer más relevante a Hannah en su vida que en su muerte, de una forma u otra,  inspira a los trastornados a copiar su comportamiento”.

En un artículo de The Guardian, el presidente de la asociación Lifeline que previene el suicidio sin fines de lucro de Australia, Peter Shmigel, habló sobre el enfoque que le dan al suicidio. ”Una vez que comienzas a mencionar el tema, puede que inconscientemente estés aupando a las personas a hacerlo, pero ellos han ido más allá”.

La adaptación agregó el morbo

En la historia original de Jay Asher, la protagonista Hannah Baker decide suicidarse con pastillas para dormir, mientras que Netflix modificó esa parte, poniendo a la chica a abrirse cada uno de los brazos con un par de hojillas.

Una actuación memorable, pero también una decisión temeraria.

Entendemos que es una adaptación y que el hecho de mostrar a una mujer desesperada abriéndose los brazos hasta reventar en sangre, iba a hacer surgir el fenómeno viral. ¿Pero a qué costo?

Pero después trataron de arreglar la situación

Con tantos detractores en su espalda, Netflix trató de lavar la cara de la serie realizando un talk show en donde actores y médicos aconsejaban a los adolescentes y adultos jóvenes que atraviesan profundas y desgarradoras crisis de depresión a que tomen las cosas con calma y se hicieran tratar con especialistas.

Una iniciativa admirable puesto que asumieron su error y trataron de solucionarlo, aprovechando el carisma que despiertan sus actores, y además contando con la ayuda de profesionales que al aire trataban de prestar sus conocimientos y atención ante las personas que los necesitaran.

Escándalo en Perú

En la región inca un adolescente se suicidó y después siguió “el legado” de Hannah Baker. Un joven de 23 años se lanzó desde un cuarto piso. En su habitación, la policía encontró dos notas de papel.

Una de ellas, era una carta dirigida a una mujer llamada Claudia, por una presunta decepción amorosa de la joven -coño, qué rata Claudia. ¿no?- y la otra era una misiva con instrucciones.

El segundo documento guiaba al cuerpo de seguridad a encontrar unos audios que había dejado en su computadora personal para que fuesen distribuidos entre sus familiares y amigos.

Así, la serie de Netflix volvió a ser asediada  por los medios de comunicación. Portales web, revistas y periódicos comenzaron a hablar sobre la odiosa comparación.

Se hace real en Perú 13 Reasons Why”. “Joven peruano se suicida imitando a 13 Reasons Why”. “Joven peruano se suicida y deja instrucciones como en 13 Reasons Why”.

Justo lo que habían advertido Peter y Karla acerca de los daños colaterales. El hecho de observar la serie y  pasar por una situación parecida, propició la precaria decisión del joven peruano de acabar con su vida tal y como hizo Hannah Baker.

No todo es sangre

En nuestra opinión, aparte del hecho lamentable de la exposición tan cruda de suicidio, la serie es un contenido que goza de un gran potencial.

Coincidimos con los diversos medios de comunicación al clasificar a 13 Reasons Why con una historia que atrapa y engancha al espectador.

La fotografía y la sucesión de imágenes que van mostrándose y conformando el capítulo está pensaba de manera verosímil y creíble, así que aunque suene extraño decirlo, el pasado y el presente (dimensiones en la que transcurre la serie) pueden fundirse en un plano de tiempo atemporal y ese aspecto es uno de los más interesantes de la serie.

Y tiene otros elementos atractivos que tendrán que descubrir por ustedes mismos. Nuestro consejo es que le echen un vistazo y observen sin ningún prejuicio.