James es un chico de 17 años que se cree psicópata; tras haber matado algún que otro animal, planea asesinar a alguna persona. Es entonces cuando se cruza en su vida Alyssa, una adolescente no menos problemática que él.

Así arranca The End of the F***ing World; una adaptación post-millennial del comic de Charles Forsman que mezcla elementos de una road movie, humor negro; comedia romántica y toques de gore. Además, a ese combo hay que sumarle una banda sonora llena de clasicazos como Fleetwood Mac, Buzzcocks o Graham Coxon.

En ‘TEOTFW‘,  el proceso de autoconocimiento y maduración de los personajes no solo está ligado al transcurrir de la narración y del camino; también a su cercanía al precipicio. Lo que en principio era una inocua fuga adolescente, termina por convertirse en un torrente de situaciones que fuerza a los personajes a huir adelante;  sin darles muchas más alternativas.

Lee también: HBO presenta el teaser de ‘Fahrenheit 451’

 

Evidentemente, original y adictiva son dos adjetivos que le vienen muy bien a ‘TEOTFW‘. Su tono descarado se aleja de los convencionalismos de la televisión norteamericana más tradicional y se acerca al cine independiente. Tengamos en cuenta que la serie es un producto más Channel 4. La misma cadena cambió los paradigmas y ofreció una generación de nuevas estrellas de Hollywood con Skins, o que recorrió la memoria viva de la juventud británica con las miniseries de This is England.

Además, su formato es ideal: ocho episodios de menos de media hora, se convierte en una serie perfecta para disfrutar de una sola sentada.

¿Necesitas más agumentos? Échale un ojo al trailer: