The Weinstein Company quiere separarse de la polémica causada por Harvey Weinstein; por ello está haciendo un esfuerzo conjunto para crear un espacio de trabajo más seguro e inclusivo para las mujeres.

De acuerdo a información ofrecida a  The Wrap; The Weinstein Company está en proceso de desocupar sus oficinas en Beverly Hills para posiblemente mudarse al área de Larchmont Village en Los Ángeles. Entre los planes de la compañía está crear un espacio de trabajo ideal para mujeres; ofreciendo salas privadas de lactancia, tres comidas gratuitas por día y enfatizar un espacio de trabajo abierto. Esto es considerado un giro de 180 grados con respecto a los “grandes santuarios privados” de los ejecutivos de Hollywood.

Lee también: Dundee no es precísamente una película…

Según reportes, estos cambios estarán bajo la supervisión de la nueva potencial propietaria, Maria Contreras-Sweet;  la ex jefa del departamento de pequeños negocios del gabinete del ex-presidente Barack Obama.

Contreras-Sweet y un grupo de inversionistas están en conversaciones para comprar al distribuidor cinematográfico por, aproximadamente, 500 millones de dólares. Bajo Contreras-Sweet, la compañía estaría dirigida por una junta directiva y un equipo de inversionistas mayoritariamente femenino.

Así mismo, Contreras-Sweet aportará 20 millones de dólares para un “fondo de víctimas” que The Weinstein Company está estableciendo para las acusadoras de Harvey Weinstein.

Mientras tanto, la compañía está en proceso de desechar su antiguo nombre manchado. Algunas compañías de marketing han sugerido los nombres de Wonder Hill (por la colina en la que se encuentra el letrero de Hollywood); Assembly Hall o Creative Trade Studios como nuevos nombres.