Después de que acusaran a Facebook de intervenir en las elecciones de Estados Unidos; los problemas de Mark Zuckerberg cada vez son más grandes.

 

¿Cuál será el futuro del gigante de las redes sociales después del caso Cambridge Analytica? Te lo explicamos con manzanitas.


The Guardian se sumergió en el mundo de la Alt-Right para descubrir cómo lograron minar los datos de millones de perfiles de Facebook para ganar las elecciones de 2016 en Estados Unidos.

Como era de esperar, el ex estratega de Trump, Steve Bannon estaba al mando; pero lo que nadie vio venir fue a un joven gay canadiense, quien creó (en sus propias palabras) la “herramienta de guerra psicológica ” que les permitió hacerlo.

 

Christopher Wylie es el denunciante detrás del descalabro de Cambridge Analytica; compañía que es descrita en la investigación de The Guardian como una “mercenarios del mercado de investigación”. Cambridge Analytica gastó millones en el desarrollo de aplicaciones de Facebook con potencial de viralizarse, como el test de personalidad mypersonality, para obtener datos psicológicos de los usuarios con el fin de orientarlos con propaganda política.

 

La firma fue financiada en parte por el donante republicano y multimillonario Robert Mercer y su familia; además tiene vínculos con asesores de Trump anteriores y actuales. El exjefe de estratega de la Casa Blanca Steve Bannon  fue vicepresidente de la firma y ​​la consejera de la Casa Blanca Kellyanne Conway fue consultora para la compañía.

¿Ves hacia dónde vamos?

 


Lee también: Los favoritos problemáticos son solo parte del show

 

Según el equipo de Facebook, los datos en cuestión fueron recogidos inicialmente por el profesor de psicología Aleksandr Kogan; perimitiéndole recolectar información de los usuarios que descargaban su aplicación. Dichos usuarios también daban a Kogan permiso para acceder a los datos de sus amigos.

Kopgan traspasó esos datos al grupo SCL y Cambridge Analytica, que estaba trabajando para desarrollar técnicas para influir en los votantes. Facebook agregó  que la transferencia de información de Kogan a Cambridge Analytica violó sus reglas. Cambridge Analytica mantiene que borró los datos en 2015, cuando se enteró de la violación de las normas de Facebook.

 

Sobre esto, el experto en datos suizos Paul-Olivier Dehaye; Facebook es “abusivo por diseño”: Un poder blando que nos ha impactado de forma sutil en lo que vemos y en nuestra forma de pensar; logrando grandes resultados. “Ha engañado a los diputados y a los investigadores del Congreso y ha fallado en sus deberes de respetar la ley”, dice Dehaye. “Facebook tiene la obligación legal de informar a los reguladores y a las personas sobre esta violación de datos, y no es así. La plataforma no es abierta y transparente”.


Lee también: Anda Instagram, miénteme que me gusta

Hasta cierto punto, Dehaye tiene razón. Facebook es cualquier cosa menos transparente y hasta un niño puede darse cuenta de ello.

Su constante aspiración de omnipresencia; ese querer saber quiénes somos, que nos gusta y cómo hacemos para obtenerlo es como tener un ex con tendencias psicópatas que se encarga de seguir cada uno de nuestros movimientos.  La habilidad innata de la red social para recopilar información de cada click y cada like es algo a lo que muchos no le habían prestado tanta atención como deberían.

Además, la plataforma ha ido haciéndose de otras redes para fortalecer su cerco: Zuckerberg es dueño de dos aplicaciones que seguramente usas con mayor frecuencia que el propio Facebook: WhatsApp e Instagram.

En medio de tantos dimes y diretes, la Oficina del Comisionado de Información de Reino Unido ha anunciado que está buscando una orden para llevar a cabo su propia investigación en el sitio. Brian Acton, el co-fundador de WhatsApp, ha unido su voz al movimiento que pide que elimines Facebook.

Acton no es el primer ex ejecutivo de Facebook en expresar inquietud sobre la compañía después de dejarla. El año pasado, el ex jefe de crecimiento Chamath Palihapitiya causó una tormenta después de decir “hemos creado herramientas que están desgarrando el funcionamiento de la sociedad“. Otros ex-ejecutivos que han expresado su arrepentimiento incluyen a Sean Parker, Justin Rosenstein, y el inversor Roger McNamee.

Después de casi cuatro días de silencio de los principales ejecutivos sobre la creciente controversia; Facebook hizo una declaración el martes sobre lo que Mark Zuckerberg y Sheryl Sandberg están haciendo. “Mark, Sheryl y sus equipos están trabajando día y noche para obtener todos los datos y tomar las medidas adecuadas para avanzar, porque entienden la gravedad de este problema”.

¿Creerías en Facebook después de estos descubrimientos; teniendo en cuenta que hasta hace poco, Zuckerberg mantenía la hipótesis de que la plataforma no debía ser regulada?

No. Nosotros tampoco.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here