4 estallidos sociales.


A veces las cosas estallan. No hay una explicación lógica. Simplemente sucede. La gente se harta de las malas políticas de un gobierno nefasto y manifiesta su descontento en las calles.

No es algo programado. Su cuenta regresiva es invisible.

¡Y Pfff!

El estallido emerge de la propia sociedad con la fuerza devastadora de un terremoto y la onda expansiva sacude los cimientos de la nación tomada a la fuerza por dictadores o gobernantes mediocres.

¡Comenzamos!

1.

Gasolinazo

Incendió las calles en México a partir del 26 de diciembre de 2016.

Fue una revuelta social en rechazo al aumento de los precios del combustible impuesto por el presidente Enrique Peña Nieto.

Desde Chihuahua hasta el DF los ciudadanos enfurecidos instauraron el caos y la anarquía absoluta en el país.

2.

Euromaidán

El invierno sangró en Ucrania entre noviembre de 2013 y febrero de 2014.

La decisiones políticas que tomó el presidente al respecto de una posible integración a la Unión Europea no agradaron a la población ucraniana y en respuesta comenzaron a protestar.

Vestido con chalecos y cubiertos con máscaras antidisturbios, los estudiantes universitarios encabezaron los primeros focos de protesta en el país. Luego se unió el resto de la sociedad civil.

A partir de finales de enero de 2014 las protestas arreciaron y por primera vez se contabilizaron víctimas mortales.

Las manifestaciones fueron escalando en violencia  y entre el 18 y el 19 de febrero un saldo de 26 muertos fueron el resultantes de enfrentamientos nocturnos entre policías y sociedad civil.

Así que, en vista de las circunstancias, gobierno y oposición firmaron una tregua.

Sin embargo, el 20 de febrero fue el día más violento en la historia de Ucrania. Fuerzas especiales se subieron a los tejados para aniquilar a los manifestantes. Y uno tras uno fueron cayendo como moscas mientras sus cabezas abaleadas impactaron contra el pavimento.

La prensa ucraniana contabilizó más de 27 muertos.

Los opositores retuvieron a más de 67 agentes de Policía y la represión en respuesta tiñó de sangre las inmediaciones de la plaza de la Independencia en Kiev.

Tras días de enfrentamientos y ante la peligrosa espiral de violencia que anunciaba una guerra civil, el expresidente Yanukovich decidió renunciar el 5 de marzo y dejar el país en manos de la oposición.

De hecho, el documental Winter of Fire explica la protesta social de los ucranianos. Lamentablemente, solo se puede encontrar en Netflix, pero si navegas en aguas profundas –Deep Weeb– podrías dar con el botín.

Aquí, de igual forma, dejamos el trailer.

3.

La revolución de los Jazmines

Fue uno de los estallidos sociales más largos. Comenzó el 17 de diciembre de 2010 y culminó el 13 de diciembre de 2011.

El detonante en las calles de Túnez comenzó con una costumbre común en Oriente: una inmolación. El joven que se prendió en fuego lo hizo para protestar la injusta confiscación de su puesto en verduras.

El lamentable hecho avivó el fuego en el seno joven de la población tunecina que ansiaba  un cambio de gobierno y comenzó a levantarse en rebelión hacia el régimen.

Ponerle punto final a la corrupción, inflación y miseria eran lo que perseguían los protestantes más jóvenes y como pasó durante el Euromaidán, la sociedad civil unida en una masa absoluta se volvió una marea indetenible.

El presidente Zine El Abidine dimitió el 14 de enero de 2011.

La escalada del conflicto civil acabó con la vida de 800 personas.

4.

Revolución blanca

Una de las más cortas; comenzó el 25 de enero y terminó el 11 de febrero de 2011.

Inspirándose en la revolución de los Jazmines, el pueblo egipcio logró derrocar al dictador Hosni Mubarak.

El 25 de enero fue definido por la sociedad como el Día de la Ira. Numerosos protestas se levantaron en varias ciudades: Alejandría, El Cairo, SuezIsmailia.

En respuesta, el 29 de febrero el gobierno egipcio corto el flujo de información en Internet y los ciudadanos quedaron incomunicados, pero lejos de rendirse, siguieron aún más comprometidos con el cambio.

El 1 de febrero hubo una marcha en el Cairo con más de cien mil manifestantes pidiendo la renuncia de Mubarak.

El viernes 4 de febrero una porción de la sociedad civil se plantó a las afueras de Heliópolis exigiendo el cese a la violencia y aunque en respuesta el gobierno envió tanques a las calles del Cairo, la gente permaneció al frente del palacio.

Hosni Mubarak dio su discurso de despedida el 11 de febrero.