5 chavistas.


Funcionarios públicos que simpatizan con el chavismo pero no apoyan la Asamblea Nacional Constituyente que convocó Nicolas Maduro.

Desde la fiscal de la República hasta exministros. Todos coinciden en que es una traición al expresidente Hugo Rafael Chávez Frías.

Luisa Ortega Díaz, fiscal de la República.

Lentamente, desde que se rompió el hilo constitucional en el país, se ha ido distanciado de las filas del régimen.

“La propuesta de una Asamblea Nacional Constituyente, lejos de coadyuvar a la ansiada reconciliación nacional, generaría un alto grado de incertidumbre y desconfianza que se  en los ciudadanos ante la eventual pérdida de las conquistas logradas con la Constitución de 1999”.

La única de los 5 chavistas que aún continúa desempeñándose como funcionaria pública.

Mari Pili Hernández, exministra de la Juventud.

En el programa Criterios de Globovisión, este domingo(ayer), indicó que la Constituyente tenía que someterse ante la opinión del pueblo venezolano.

“Tiene que quedar claro antes de elegir a los constituyentistas que cualquier cambio tiene que ser aprobado por el pueblo venezolano”.

“Tiene que someterse a referendo para que sea el pueblo venezolano el que diga si quiere o no esa Constitución“.

“Me preocupa tratar que no se desvirtúe el proceso Constituyente, no existe ninguna posibilidad de cambiarle ni una coma de la Constitución si eso no pasa por un referendo”.

Miguel Rodríguez Torres, exministro de Relaciones Interiores y de Justicia

En una extensa publicada en el diario El País, Rodríguez Torres quien se separó de las filas del régimen en el 2014, enumeró las principales causas del fracaso de Nicolás Maduro.

“El problema no es la Constitución de 1999, sino el mal manejo de la economía y la pérdida de confianza en un Gobierno que ni siquiera tiene acceso a líneas de crédito para paliar la crisis”.

Gabriela Ramírez, exdefensora del Pueblo.

Este domingo, en horas de la noche, en su cuenta personal de Facebook, rechazó la Constituyente que quiere imponer Nicolás Maduro.

“Ninguna asamblea puede catalogarse como Constituyente si primero no bebe de la soberanía popular. Sus bases comiciales deben pasar por la aprobación universal y directa de todo el país”.

Nicmer Evans, politólogo.

“Confío en que el goteo institucional erosione, junto a la protesta, la negociación y el surgimiento de nuevos actores, al autoritarismo”.


Tras leer el contenido de la Constituyente, solo nos queda agregar que de ejecutarse el cambio de Constitución, nos ganaríamos un boleta de ida en primera clase a aterrizar en el comunismo rancio que impuso Fidel Castro en la isla de Cuba.

En consecuencia, esperamos que estos 5 chavistas hagan recapacitar a la gente que se encuentra al otro lado de la acera, pues al final todos somos venezolanos, y algún día, todos tendremos que darnos la mano y en conjunción, participar en la reconstrucción del país.