Todos, queramos aceptarlo o no, vemos porno así sea una vez en nuestra vidas. Incluso cuando pequeños pudimos haber visto y no saber qué era, dejando imágenes imborrables en nuestra memoria. Lo cierto es que a medida que hemos ido creciendo y nos hemos sumergido cada vez más en las redes sociales, la televisión y cuanta propaganda, hemos ido aprendiendo sobre el sexo, y sobre el porno. Hacemos chistes sobre eso, nos sabemos algunos nombres de pornstars y hasta incluso osamos con nuestra pareja de turno experimentar algo parecido.

La realidad es muy distinta vista desde la comodidad de una silla y frente a un computador o un celular. En nuestro acervo cultural ya hemos asignado significados, arquetipos y estereotipos a lo que gira en torno a la pornografía. Tan sencillo como, “el sexo en la porno es súper falso”, y un montón más de afirmaciones que quizás no sean tan ciertas o hasta nada ciertas.

Aquí te dejamos 5 cosas que crees saber del porno, en las que realmente estás equivocado:

El sexo en el porno no es real.

porno

Primero debemos aclarar que nos referimos al porno actual, y no al de hace dos décadas, donde era algo más de vouyerismo que de sexo. Sexo umbilical dicen por ahí.

La penetración es real. No hay ningún truco en las cámaras o alguna imagen generada por computadora. Muchas personas suelen decirse así mismo que el porno no es real como una forma de hacerse sentir mejor sobre ellos mismos y sobre sus proclives sexuales. Estamos claros.

Mucha gente suele decir esto porque piensa tal vez que los tipos extremos de sexo que ven en el porno nadie los hace en la vida real. Pues, déjenme decirles que la gente hace TODO tipo de sexo alrededor del mundo. Algunas compañías prefieren cierto tipo de sexo, como algunos actores pornos disfrutan cierta variedad de encuentros. Es difícil creer que algunas personas les guste estar atados, que los hagan ladrar como perros o hasta que le hagan sexo con una escoba, pero este tipo de cosas no pasa solamente en las películas porno, en la vida real también.

También es difícil creer que algunas mujeres realmente disfrutan el sexo salvaje mientras las toman del cabello, por ejemplo, pero eso también pasa, y más seguido de lo que crees.

Habiendo dicho eso, también estamos conscientes que mucho de lo que sucede en el porno poco sucede en la vida real. Me refiero a la trama que gira entorno a la película porno. A ver, no de la nada vas a acostarte con el plomero que recién llega a la casa, o acostarte con tu padrastro mientras tu mamá te observa. Aunque puede que pase, esto es lo que generalmente la gente cuestiona cuando se refieren a que el sexo en el porno no es real. Podrá la trama no ser real, señores, pero el sexo sí.

Todo el porno es igual.

 

porno

Decir que todo el porno es lo mismo es como decir que toda la música es lo mismo solo porque escuchas las más populares. Todos tenemos esa idea de que el porno es una rubia abriendo la puerta y teniendo sexo con el pizzero. Pues no es así, de hecho hay un montón de diferentes pornografía. Es tanto como la buena música underground, tienes que buscarla y buscarla, y cuando la encuentras es muy probable que hasta tengas que pagar por ella. Así mismo es en el porno, si solo te metes a los sitios gratuitos, donde los videos duran veinte minutos y siempre son las mismas rubias o las mismas actrices porno, no vas a encontrar nada diferente. Si te gusta el porno y quieres algo distinto, paga por ello. Recuerda que es una industria y esta es una estrategia más para vender.

Todas las actrices porno están operadas.

porno

Esto no es verdad. Es común que todos pensemos que todas las actrices tienen ojos azules, cabello rubio y grandes y falsos senos. Falso bronceado, y hasta falsas uñas. La realidad es que en la industria varían de edad, color, tamaños, formas, tipos de cuerpos y etnicidad. Es obvio que una mujer sin muchos atributos y solo las ganas de tener sexo probablemente no entre en ninguna de estas categorías, pero sí en una amateur. En tal caso, siempre hay lugar para cualquier tipo de mujer, incluyendo las que no se operan.

El mito de que todas las actrices tienen cirugías plásticas es solo eso…un mito. Estrellas como Stoya y Sasha Grey pueden demostrarte que no toda actriz porno tiene cirugías. Las cirugías plásticas no son un requisito para ingresar en la industria. Si no te gusta ver senos y bronceados falsos, estás de suerte, porque allí en Internet hay muchísimos más sitios donde puedes encontrar algo natural.

Todas las actrices fingen.

porno

Por supuesto, hay algunas mujeres que fingen orgasmos, así como los mesoneros sonríen y pretenden estar felices por servirte. Mucha de lo sitios pornográficos actuales se enfocan principalmente en el orgasmo masculino, y en la mayoría de las escenas las mujeres no lo alcanzan. La realidad es que hay muchos tipos de pornografía enfocados en el orgasmos femenino, y esto señores, no es para nada fingido.

Es común que las mujeres, por ejemplo, piensen que las actrices están fingiendo porque gimen mucho, pero es probable que realmente ellas nunca hayan alcanzado uno o siquiera intentado, y desconozcan que esto pasa más seguido de lo que parece. Sí, algunas actrices lo fingen, pero sería interesante averiguar las estadísticas de las mujeres fingiendo en la industria versus las mujeres fingiendo en sus propias camas con sus propios esposos.

Como todo en la industria, hay espacio para cualquier tipo de pornografía. Habrán algunos que les gusta las que sí fingen, como habrá otros que esperan ver un genuino orgasmo. Preguntas como estas son las que han hecho el mercado de la pornografía un negocio de muchísimo dinero.

Todas las actrices quieren tener sexo contigo.

porno

Obvio, vemos a las actrices siempre calientes queriendo sexo con el primero que se aparezca y de una vez pensamos “si la tuviera cerca, ella querría conmigo”. Claro, como si el hecho de la distancia fuese lo único que te lo impidiera. Quizá haya actrices que les guste tener sexo todo el tiempo, pero también hay actrices que ven esto como una forma de obtener ingresos, y no andan por ahí en la calle queriendo con cualquiera.

Una de las principales estrategias de la pornografía es hacerte sentir deseado, y eso es lo que ves cuando ves porno. Te miran fijo a la pantalla, Te seducen implícitamente con sus movimientos y te incitan a masturbarte y hasta ponerte caliente para tener sexo con alguien. Es solo parte del show. No podríamos imaginarnos una película porno donde al final la actriz no quiere tener sexo y así concluya. Vamos, eso no pasa.

Por favor, si algún día ves a una actriz porno en la calle, no cometas la estupidez de ofrecerle sexo. No serás ni el único ni mucho menos el último. A menos de que seas un galán, un playboy o Charlie Sheen, dudo que quiera contigo. Además, recuerda que por esa misma razón las encontrarás acompañadas de dos gigantotes que sí estarán contentos de acariciarte… con sus puños.


Quizás pueda interesarte:

Lentes industriales, el mal necesario del cine porno

[Galería] Its just love, detrás de cámara de las películas porno

8 páginas web porno diseñadas para mujeres

Las estrellas porno mejor pagadas de la industria