Hoy 28 de junio del 2016 celebramos el Día Internacional del Orgullo LGBT u Orgullo Gay. Una fecha que conmemora los disturbios de Stonewall (Nueva York, EE. UU.) de 1969, que marcan el inicio del movimiento de liberación homosexual.

La lucha por la igualdad de género y los derechos LGBT ha tomado gran terreno desde esta importante fecha, creando conciencia y abriendo la mente de muchas personas. Para fortuna de la comunidad LGBT, bastante se ha dicho, escrito y grabado sobre su lucha y sobre la situación que han vivido muchos miembros durante años. Represión, homofobia, ataques de género y un sinfín de malversaciones faltas de tolerancia e igualdad.

El cine ha sido uno de los medios más influyentes desde que se inició esta lucha, y por eso hoy queremos dedicarle un espacio al la comunidad LGBT, a través de 7 películas para conmemorarlos en su día:

The Birdcage (1996)

LGBT

Las comedias con personajes LGBT en ocasiones no se mezclan muy bien.

Los personajes LGBT a menudo se les da una sola línea argumental o se emplean para rematar alguna broma, pero rara vez tienen algo con peso narrativo. Incluso las comedias que se centran en personajes LGBT terminan careciendo de sustancia narrativa.

Sin embargo, “The Birdcage” rompe con los estereotipos y ofrece personajes con la profundidad y la humanidad que los caracteriza.

En lugar de poner de relieve el proceso de “salir del closet”, se ilumina la ridiculez de esconder lo que realmente son y celebrar esas diferencias.

“The Birdcage” es escandalosamente entretenida, y su narrativa coherente y completa hace que sea una de las mejores películas LGBT de todos los tiempos.

Lilting (2014)

LGBT

La belleza de “Lilting” es que es menos acerca de las interacciones de las relaciones y la aceptación de ser gay y más acerca de la comunicación y la definición del amor.

La película cuenta la historia de Junín, una mujer china en Gran Bretaña que tiene que lidiar con la muerte de su hijo. Todo lo que sabía de él se pone de cabeza cuando se encuentra con su amante.

Mientras que los dos personajes principales no comparten el mismo idioma, deben comunicar sus sentimientos por otros medios para aprender sobre las diferentes relaciones que tenían con su hijo.

Bellamente profunda y magníficamente disparada, “Lilting” puede ser la película más reciente de esta lista, pero no por ello deja de ser una excelente opción para ver y conmemorar hoy.

The Kid Are All Right (2010)

LGBT

No creo que exista una película hecha en 2010 que llegue al corazón tanto como “The Kids Are All Right”. Es el drama de una familia que sigue una pareja de lesbianas, cuyos hijos buscan al hombre que donó su esperma para ser  sus padres.

El resultado es un cuento que narra los resultados de un matrimonio a largo plazo, que crece y hace caso omiso de sus problemas.

Con un gran trabajo actoral por Annette Bening y los giros fenomenales de Julianne Moore, Josh Hutcherson, Mia Wasikowska y Mark Ruffalo, la película es una toma inteligente, dulce y divertida de lo que significa ser una familia verdaderamente moderna.

Blue is the Warmest Color (2013)

LGBT

“Blue is the Warmest Color” ha sido opacada por sus escenas de sexo explícito en diversas opiniones. Sin embargo, la importancia de esas escenas en la historia han sido totalmente ignoradas.

Aunque la película cuenta con un tiempo de ejecución de tres horas, uno puede sentarse a verla sin darse cuenta de lo que dura.

Steven Spielberg opino sobre la película: “La película es una gran historia de amor que hizo que todos sintiéramos el privilegio de ser una mosca en la pared, al ver esta historia de amor profundo y la angustia que evoluciona desde el principio. El director no puso ninguna restricción a la narrativa, y estábamos absolutamente hechizados por los sorprendentes resultados de las dos actrices y especialmente la manera en que el director deja que los personajes respiren.”

Brokeback Mountain (2005)

LGBT

Podría decirse que es el cine LGBT más alabado de todos los tiempos, y llegó tan cerca a ser la mejor película en los Oscar del 2006. Pero, lo que hace “Secreto en la montaña” tan grande no es la historia homosexual entre Ennis y Jack, sino simplemente la tragedia de su amor.

Ang Lee trató la historia como cualquier otra. En lugar de crear una “película de homosexuales,” creó un romance épico, a la vez que se mantenía un tono poético y oscuro.

Heath Ledger y Jake Gyllenhaal dieron un vuelco a sus actuaciones otorgando mucha vida a personajes tan sencillos en su naturaleza.

Sin un ápice de importancia, Lee nos da un romance real con patetismo y gracia. Es verdaderamente un amor épico.

Milk (2008)

LGBT

“Milk” es una película muy bien escrita sobre la vida de Harvey Milk, la primera persona abiertamente homosexual en ser elegida para un cargo público en California.

Sin embargo, de todas las cosas buenas que se pueden encontrar en la película, es Sean Penn quien se lleva el galardón, conduciendo la historia con su magnífica actuación.

Esta película merece su lugar debido a la capacidad de Milk en confiar en los triunfos personales reales y victorias, en lugar de simplemente abarrotar la historia de drama.

La película encapsula lo que Milk siempre quiso: un mundo lleno de personas que se aceptan el uno al otro.

El guionista Dustin Lance Black y el director Gus Van Sant retrataron Milk con humanidad, esperanza y una intimidad que nos hizo considerar a Harvey Milk como persona, en lugar de un personaje.

Weekend (2011)

LGBT

La película de Andrew Haigh acerca de una relación que se desarrolla a lo largo de un fin de semana ha demostrado ser una de las mejores películas de todos los tiempos.

Sin la distracción de otros personajes o sus vidas complicadas, la película es capaz de concentrarse en una sola cosa: la relación entre Russell y Glen.

Es sobre el miedo a algo nuevo y real. Es sobre el miedo al compromiso. Se trata de dos personas que quieren amarse.

Al igual que en “Milk”, el guión de Andrew Haigh trata a los dos hombres como personas en lugar de caracteres. Si bien no hay grandes sorpresas o historias épicas, no se puede dejar de ver la película porque se preocupa profundamente acerca de los personajes.

Comedido, real y honesto, “Weekend” es una película magnífica y entretenida que puedes ver una y otra vez.