Después de esto no vas a confiar del todo en la materia gris que llevas en tu cabeza

Los seres humanos vivimos en este loco mundo confiándonos en lo que percibimos a través de nuestros sentidos. Lo que tocamos, oímos, probamos, vemos u olemos nos hace andar en la vida “confiados”, además, nos consideramos personas suficientemente inteligentes como para fiarnos en que nuestro cerebro se encuentra en perfecto estado y que nunca nos fallará.

¿Y si nuestro cerebro falla y confunde lo que captan nuestros sentidos? Suena un pelo loquito pero pasa constantemente y a pesar de que te parezca raro es muy probable que hayas pasado por esto varias veces en tu vida pero simplemente no te has dado cuenta.

Así que, de ahora en adelante, no solo perderás la percepción de la realidad cuando estés pasado de tragos, ahora tienes la excusa avalada por la ciencia de que tu cerebro te engaño por completo y no hay quién te pueda decir que no, a menos que te la pases aplicando esta técnica a diario y te manden al neurólogo en menos de lo que canta un gallo.

A continuación, están los 7 trucos de los que te puedes enganchar para cualquier excusa que necesites.

[divider] “Solo fue un pelón de mi cerebro, eso es normal” [/divider]

1. Ceguera al cambio

Es la incapacidad que tiene el cerebro para detectar cambios en el entorno, esto pasa, mayormente, por algo que percibimos y nos distrae. Este error de la vista se asocia con la falta de atención, es imposible captar todo lo que sucede en nuestro entorno y se concentre en todo al 100%, es por eso que el cerebro solo selecciona la información valiosa que encuentra y se centra en ella.

Tal vez, esto es lo que le sucede a Pastor Maldonado cada vez que compite en la Formula 1. Tantos choques sin ser tocado por otro piloto indica que se pudo desconcentrar por una linda mariposita que se pasó por su vista, al igual que el pajarito de Maduro ¿no?

 

2. La vista modifica la audición 

En nuestro cerebro existe un efecto llamado McGurk, este consiste en que nuestro cerebro trata de completar los vacíos perceptivos con cosas que en realidad no están sucediendo. Por ejemplo, cuando ven directamente a los labios de una persona nuestro cerebro tiende a creer que esos labios emiten un sonido y que nosotros lo estamos escuchando por más lejos que estemos, es decir, si lo que vemos no coincide con lo que escuchamos nuestra mente modifica el mensaje.

El ejemplo venezolano más eficaz que te puedo dar es lo que dice Maduro o cualquier integrante de su gobierno sobre el bienestar del país con lo que vemos al salir a las calles.

 

3. Falsos recuerdos

Los científicos dicen que tampoco podemos creer en nuestros recuerdos debido que es muy fácil implantar falsos recuerdos. ¿Inception o qué? Los investigadores se basan en que el cerebro no está capacitado para captar todo lo que sucede en nuestro entorno pero necesita llenar las lagunas que tenemos y estas se rellenan con información falsa basada en nuestros conocimientos y en nuestras experiencias.

Esta es la excusa perfecta para remediar cualquier metida de pata que te encontró tu pareja. Con decirle y demostrarle científicamente que su cerebro la está engañando por la cantidad de novelas “mayameras” llenas de drama que se la pasa viendo.

 

4. Criptomnesia

Este truco se trata de olvidar cualquier línea divisora entre entre la realidad y la fantasía que llegan a nosotros por algún libro o sueño que hemos tenido. Es decir, nuestro cerebro olvida cualquier tipo de información y la completa con locuritas que hemos soñado o leído sin darnos cuenta.

Ahora no confiarás en los recuerdos de tus borracheras, ¿pensabas que te habías cuadrado al mejor culito de la noche con más de 10 tragos encima? Bueno, ya es hora de que vuelvas a la realidad.

 

5. Embriaguez del sueño

¿Duermes mucho o muy poco? Sea cualquiera de las dos opciones, si tu situación es extremista, tu cerebro puede hacer que tu cuerpo se mantenga en un estado de embriaguez sin tomar ni una sola gota de alcohol.

¿Ya sabes que le vas a decir a tu mamá cuando llegues a casa ebrio no? “Ma, dormí mucho, por eso es que ando así…”

 

6.  Privación sensorial

Esto sucede cuando el cerebro deja de recibir información de los sentidos por unos instantes. Para solucionar este problema el cerebro empieza a rellenar el vacío con una “realidad” creada por él mismo. si esto sucede por un plazo de tiempo corto puede haber un nivel de relajación bien de pinga, pero si se prolonga mucho puede producir ansiedad, depresión y un comportamiento antisocial.

 

7. Propiocepción 

Este es un sentido que le permite al cerebro saber la ubicación de cada una de nuestras extremidades o partes del cuerpo, lo que genera reacciones, lo que regula los movimientos del cuerpo y otras cosas más, pero esto también puede pifiar de vez en cuando y de una el cerebro empieza a negar la existencia del nivel fisiológico.

¿Excusa para meterlo? ¡Te la tengo! En ese momento en que tu novia esté al lado de ti en tu cama y se medio voltee la propiocepción de tu cerebro puede “fallar” y ups…

Con info de Informe21