De todas las zonas erógenas del cuerpo humano podemos decir que el Punto G es la más importante y la que también está llena de misterios. Algunos ya lo consiguieron y disfrutan de él. Otros en cambio dudan de su existencia. Aquí te explicaremos cómo encontrarlo.

 

No te castigues si tienes problemas para encontrar al dichoso Punto G, incluso hay mujeres que no se lo consiguen tampoco. En una investigación realizada en Inglaterra, le preguntaron a 1.800 mujeres si sabían que tenían un Punto G, solo el 56% respondió de forma afirmativa.

Desde un investigador alemán llamado Grafenberg  descubrió esta zona erógena, la cual resulta muy difícil de alcanzar, el Punto G ha sido un tema de mucho debate entre los sexólogos, principalmente porque no están seguros de su existencia.  

Lee también: Aprende a dar y recibir sexo oral [Solo para +18]

nathan-charlie-punto g-gerard loroima-breinguash-orgasmo

Mientras ellos se encargan de comprobar si existe o no, nosotros veremos el Punto G como si fuera una posición sexual en la que las mujeres llegan al climax. Si conoces el camino correcto para dar con él, tu chica no te dejará ir nunca más para que le hagas ver las estrellas cada vez que se queden a solas.

Primer paso

En primer lugar, asegúrate de que tus manos estén limpias y las uñas cortas, porque las vas a poner en un lugar muy sensible. Como está tan escondido, los dedos son las mejore opción para buscar y estimular el punto G.

Así como en cualquier relación sexual que vas a tener, es necesario que haya un pre calentamiento, esto es de suma importancia. Dale besos, acaríciale los senos, las nalgas, muérdele los labios, como si te la fueras a comer, tienes que calentarla durante varios minutos antes de ir a lo que fuiste.

girl-and-boy-in-bed-5-reasons-you-should-have-sex-tonight-by-healthista

El punto G está compuesto de tejido que se hincha cuando se excita, si ella ya está activada, será mucho más fácil para ti encontrarlo y comenzar a complacerla, inlcuso si ella está en un punto en el que comienza a lubricar, esto hará la cosa más fácil. Así que asegúrate de que ese pre esté bien hecho.

Encontrar el punto G

No está claro si todas las mujeres han encontrado su Punto G, no hay mucha info sobre cómo es y dónde está exactamente, lo que lo hace un poco complicado. Pero según nuestra experiencia podemos decirte que se trata de dos pulgadas dentro de la vagina, en el lado superior de la pared vaginal.  Si tu pareja está acostada boca arriba, introduce tu dedo indice (con la palma de la mano hacia arriba) y encontrarás la parte superior de la vagina, en este punto tocarás con la punta del dedo, como si trataras de arrascar su hombligo desde adentro.

El plan de juego

Así como no buscas meterle todo tu pene de un solo golpe, debes trabajar con la mano. Usar tu dedo lenta y suavemente, y estando atento a sus reacciones. No empujes con fuerza porque la puedes hacer sentir incómoda.

Una vez ella se haya acostumbrado a tu dedo dentro de su vagina, continua el movimiento para masajear suavemente la parte superior de la vagina con la yema del dedo. Si sientes un área con cierta textura, diferente a la normal dentro de la vagina, estás por buen camino para encontrar al señor Punto G.

Una vez que lo encuentres, vas a sentir como una protuberancia en forma de frijol cuya textura es circundante. Puedes hacer que ella levante sus rodillas hacia su pecho, para que tengas un acceso más fácil

Mantente atento a sus reacciones, fijate que esté disfrutandolo. Toca el punto G con movimientos suaves y circulares, probando diferentes velocidades y cantidades de presión, hasta dar con la que ella se vuelva loca de placer. Ahora, si ella no te está mandando ninguna de estas señales, pregúntale cómo se siente y ajusta la velocidad de movimientos.

tumblr_n59hph5DhI1tvsbsfo1_500

Hay una posibilidad de que ella no lo disfrute, por no tener mucha sensibilidad en esta área, o tal vez te diga que no quiere porque ya intentó buscarlo una vez, entonces, aborta la misión e intenta esta técnica en otra ocasión. A veces, puede tomar varios intentos conseguirlo.

Movimientos avanzados (para aquellos que ya lo consiguen sin mucho problema)

Si ya sabes llegar al Punto G, utiliza la mano que te queda libre para presionar suavemente sobre su vientre, justo por encima del monte de venus. Tener esta pequeña presión desde afuera puede estimularla aún más.

Otra cosa que puedes hacer es entrar, mientras ella está en posición de perrito. Asegúrate de que esté cómoda sobre las cuatro patas, con su espalda levemente arqueada y trata de levantar las caderas mientras empujas tu pene en un movimiento hacia abajo, de modo que puedas frotar con mayor facilidad la pared frontal de la vagina.

Sigue los mismos pasos que con el dedo, pero con tu pene, y si lo haces correctamente ella experimentará un orgasmo más profundo, se estremecerá y sus piernas temblarán por el placer… y claro tú también la pasarás bien.

Lee también: Mujer multiorgásmica, 4 pasos para lograrlo

Algunos datos sobre el Punto G que debes saber

weddings, portraits, engagements photography

Es primo del clítoris: Desde un punto de vista anatómico, el punto G es básicamente la raíz del clítoris. Prácticamente son de la misma familia, por eso ambos son tan placenteros.

Es engañoso: Su locación exacta es engañosa. Aunque muchos creen que está en la parte superior de la vagina, hay otros que creen que está en el útero. Todo depende enteramente de la persona.

No es seguro: Muchas mujeres no pueden llegar al orgasmo a través del punto G, ya sea por razones emocionales, psicológicas o fisiológicas. Nuevamente, esto depende enteramente de la persona, después de todo hay mujeres que pueden llegar al orgasmo con tan sólo pensarlo.

Es un trabajo en equipo: El punto G es parte de la red del clítoris. En otras palabras, un orgasmo con el punto G también requiere estimulación del clítoris, penetración o tacto en otras zonas erógenas como los pezones o los muslos.

Es la fuente del squirt: Con suficiente estimulación, la mujer puede eyacular.

Hay expertos que niegan su existencia: Mientras que hay mujeres que alaban el punto G, hay investigadores que cuestionan su existencia. Técnicamente no se sabe si es una estructura que podría ser identificada en una autopsia, así que muchos no creen en ella.

Se llama así por un hombre: Esa famosa zona erógena lleva ese nombre por su descubridor, Ernst Grafenberg.

Hay cirujanos que lo agrandan: Existen doctores que ofrecen los ‘G-Shots’, mejoramientos del Punto G. Muchas asociaciones ginecológicas están en contra de este procedimiento. Poco se sabe al respecto, así que no le creas al médico que te lo ofrezca.