Bannon.

Se dice que el encargado de llevar los destinos de una nación puede caer dentro de sutiles influencias de subordinados.

Así que se ha especulado que las medidas y reformas migratorias impuestas por Donald Trump obedecen en realidad a planes de Bannon, miembro destacado de su Consejo Nacional de Seguridad.

Bannon se maneja como una marca en EEUU. Cofundador del sitio web Breitbart que se dedica a publicar noticias, opiniones y comentarios políticos con una profunda carga ideológica de extrema derecha. Publicista. Productor de cine. Locutor de radio. Exmilitar. Y ahora, flamante miembro del Consejo de Seguridad Nacional.

Incluso, varios medios de Washington han reseñado su presunta culpabilidad dentro de la decisión que tomó Trump en relación a prohibir la entrada al país por parte de ciudadanos musulmanes.

Sin embargo, la historia se vuelve mucho más turbia.

Bannon y su idea de cristianizar todo el planeta

BannonThe Guardian -en base a declaraciones de Bannon-especuló con un posible conflicto entre EEUU y China. Sin embargo, Trump ha planteado en su carrera a la silla presidencial que quiere fortalecer al país, dejando de lado, la política exterior.

Pero si Bannon presuntamente influyó en la prohibición de entrada de musulmanes del país, no sería nada extraño que volviese a mover los hilos de la política internacional, y más ahora amparado bajo el cargo de miembro de Consejo Nacional de Seguridad.

Las acusaciones de The Guardian se tejen respecto a que en repetitivas ocasiones durante su programa de radio de Breitbart ha dicho frases un tanto sombrías.

“Tenemos un Islam expansionista y una China expansionista, ¿verdad? Están motivados, están en marcha y encima piensan que el Occidente judeocristiano está en retirada”.

Es decir, la frase parece sacada de un tipo extremadamente fanático y paranoico. Incluso, nos lo imaginamos con la máscara de Zurg, el enemigo de Buzz Lightyear en Toy Story. Aunque, claro, puede que la realidad supere a la ficción.

Según Bannon, el Islam es ahora lo que parecía ser el Cristianismo durante el Imperio Romano.  Y como tal, se comporta como un centurión enloquecido que pretende acabarlo. Lo interesante sería saber si Trump tiene esa misma impresión.

No obstante, durante otro de los programas de radio, Bannon también amenaza a China.

“Vamos a ir a la guerra en el Mar del Sur de la China en unos 5 ó 10 años. No hay duda de eso. Están tomando bancos de arena para construir islas artificiales, que no son otra cosa que portaaviones con misiles”.

El tipo está desfasado. Es decir, no está actuando acorde al tiempo en que vivimos. Parte de su alma se quedó en la Guerra Fría o el Conflicto de Vietnam.

Sí, como bien reseñamos en las lineas iniciales , el tipo prestó servicio para la Marina de los Estados Unidos. Y probablemente lo obsesionó la guerra.

Según un exempleado de Breitbart: “Siempre hablaba en términos de agresión. Siempre estaba con cosas de atacar, de doblegar. Steve tiene una obsesión con la testosterona”.

Después de tantas declaraciones, y tantas fuentes que han pintado a Bannon como un villano podríamos suponer que iría al conflicto con China o iniciar una sangrienta guerra en el Oriente Medio sin temblarle el pulso.

Como quien va al mercado a comprar una manzana con dinero que sacó del pantalón de su madre. Así de fácil y rápido lo haría. Sin sentir ningún tipo de remordimiento.

Podría iniciar la III Guerra Mundial, mientras coloca los pies encima del escritorio y disfruta cada bocado que da a la fruta.