El calentamiento global es algo verdaderamente curioso. Para algunos es una farsa mediática; para otros es una realidad que nos consume. Pero lo cierto es que las condiciones de vida en la tierra se vuelven cada vez más difíciles, y en vez de buscar más respuestas o soluciones prácticas, hemos optado por no prestar atención.

Los seres humanos somos así: llevamos al extremo eso de ser “animales de costumbres”, al punto de que incluso una tragedia o el ver amenazada a nuestra especie, son temas que pierden relevancia a los pocos meses, cuando dejan de ser “una novedad”.

Leonardo DiCaprio y Nat Geo parecen ser conscientes de eso, y es por eso que han unido fuerzas con el director Fisher Stevens para traernos el documental ‘Before the flood‘ (‘Antes que sea tarde‘), un último esfuerzo por convencernos de que vivimos en un cubito de hielo que se incendia en un oasis de indiferencia.

¿En qué consiste ‘Before the Flood’?

Si eres un escéptico, lo primero que debes saber es que este no es el típico documental con osos polares luchando por mantenerse a flote sobre un cubito de hielo. ‘Before the Flood’ sacrifica muchas de estas imágenes conmovedoras (que ya se volvieron cliché) para centrarse en buscar respuestas al porqué de la crisis climática y al porqué muchos la niegan.

En resumen, DiCaprio hace de presentador que viaja por el mundo, documentando las consecuencias del cambio climático, entrevistando científicos y buscando respuesta de los líderes mundiales al respecto: “¿qué haremos?; ¿por qué no hay interés por hacer algo al respecto?; ¿por qué algunos gobernantes incluso están prohibiendo el término ‘cambio climático’?”.

Este no es, pues, un llamado de alerta tradicional de los de antes. Se trata más de una recopilación de testimonios y documentos acerca de nuestra propia indiferencia.

Cree o no, pero haz algo

Se cual sea tu opinión, ‘Before the Flood’ deja una o dos cosas para pensar.

A lo largo del documental, se muestran declaraciones de presentadores de noticias y políticos (hola, Trump) que llaman crédulos a DiCaprio y a quienes hablan sobre el calentamiento global. Sus opiniones, claro, son una síntesis de lo que piensan quienes niegan este fenómeno. Supongamos que ellos tienen razón y DiCaprio no: ¿vale la pena quedarse sin hacer nada?

El filme nos muestra algunas imágenes fuertes sobre terrenos de vegetación erradicada, zonas infértiles o contaminadas. El punto no es que creas o no que el clima está cambiando directamente a causa de esto, sino que entiendas que nuestra indiferencia está convirtiendo a la tierra en un sitio cada vez menos habitable. Si te quedas al menos con eso, habrá valido la pena verlo.