Si alguien te dice que la mejor serie que puedes ver en este momento es de dibujos animados y tiene como protagonista a un caballo que habla, ¿le creerías?
Nosotros estamos aquí para explicarte por qué debes empezar a ver BoJack Horseman hoy mismo.

BoJack se hizo famoso en los 90 como la estrella de la serie “Horsin around”. El problema es que han pasado más de veinte años; ahora es un actor fracasado que vive en su mansión sin ningún tipo de interés por nada más que por él mismo.
Nuestro héroe es un personaje despreciable, cínico, triste, sumido en la depresión y olvidado por todos. Lo peor de todo es que es perfectamente consciente de todo y no sabe qué hacer para cambiarlo. Solo le interesa volver a ser querido, razón por la que accede a que escriban una biografía sobre él… Es ese momento el que da pie a su introspección constante: BoJack solo quiere volver a ser normal; pero no sabe cómo.

 

Lee también:  “It”: ¿La mejor película de terror de 2017?

 

La depresión de BoJack es uno de los ejes sobre los que gira el show. Es por eso que el manejo tan natural del tema contribuye en gran medida a la desmitificación de la enfermedad; normalizando un tópico del que no se suele hablar.

El cinismo imperante de BoJack es una de sus mejores características. Nuestro héroe acepta sus problemas con un coctel que incluye todo el alcohol que pueda meterse en el cuerpo, una buena dosis de negación de la realidad y cientos de comentarios hirientes hacia sí mismo y hacia los demás.

Las últimas décadas nos han dejado un canon de antihéroes a los que amamos con pasión: Tony Soprano, Don Draper y Walter White. Ahora podemos sumarle un caballo que habla desde su miseria.

A pesar de su comedia absurda e inteligente, cada capítulo es increíblemente conmovedor; te hace reír sólo para tomarte por sorpresa segundos después. Aunque no lo creas, BoJack Horseman tiene más en común con comedias dramáticas como Master Of None que con Family Guy. Cada capítulo está plagado de referencias y guiños cultura pop que más de una vez te harán poner la reproducción en pausa; eso sin contar los chistes internos que han sido insertados con una precisión magistral.

Si todo esto que te hemos dicho aún no te convence, quizás el elenco de voces si lo haga. Con gente como Will Arnett, Aaron Paul, J.K Simmons, Alison Brie y Lisa Kudrow podemos asegurar que no vas a perder tu tiempo.