Esto no te va a gustar.

El baluarte creativo de Marvel ha fallecido. Así se resumía el triste comunicado en la rueda de prensa que presentaba la casa que ha albergado por más de una inolvidable década superhéroes de la talla del Capitán América, Iron Man, Hulk, Black Widow, The Vision, Thor,  entre otros.

El deceso se produjo en horas de la madrugada mientras el anciano escritor comía a las afueras de un famoso restaurante de los Ángeles, Lee ingirió al parecer una pipa de pimienta entera que le produjo un paro respiratorio debido a que desde pequeño le fue diagnosticada una alergia al picante que había evadido antes de caer en las manos del ahora más irresponsable y odiado chef del mundo.

La noticia ha golpeado de forma vertiginosa al mundo del espectáculo después de haber conocido con anterioridad la fulminante noticia del fallecimiento de Carrie Fisher. Famosos y fans han expresado sus más infinitas condolencias al fecundo genio y notable creador de las saga e historias más populares en el mundo de los cómics.

Chris Evans, a través de unas declaraciones ofrecidas a TMZ -popular show televisivo- camino hacia el funeral de Stanley confesaba que su partida era algo indescriptible, sintiéndose sumamente abatido por el dolor, además de dar su más sentido pésame a la esposa Joan B. Lee y a sus hijos.

Por último, queremos también extender nuestras irresistibles ganas de decirte que si has llegado hasta aquí resistiendo los incesantes impulsos por llorar, déjame decirte que todo lo que se ha escrito fue una cruel broma por el día de los inocentes, así que sí te lo creíste pues CAÍSTE POR INOCENTE. Toche.