Defender la soberanía de Venezuela en otro país no es un deporte, o quizás eso creía César Baena antes de ser acusado por “asalto común” por la justicia australiana.

Sí, como lo leyeron, en Australia… es para locos.

Lástima que en el país oceánico no conocen este tipo de conductas chavistas, así que no lo veían venir. Pero como nosotros sabemos quiénes son los personajes y cómo se comportan, me da tanta pena pensar que desde nuestras tierras comenzamos a exportar lo peor que hay.

Ahora les pregunto: ¿Es común sentirse víctima cuando eres un infractor?

Para encontrar la respuesta les resumo los hechos con breves palabras: La Embajada de Venezuela  en Camberra, Australia, debe una buena pasta a una pareja de ancianos, quienes son propietarios del recinto donde ésta operaba.

Cuando hablo de pasta es bastante dinero, algo así como 40 mil dólares.

Tras meses sin saber nada del gobierno criollo (¿qué extraño no?), el dueño de la mansión decidió bloquear los accesos a la misma con camiones; actitud que no simpatizó mucho al protagonista de la nota. Así que éste le propinó un golpe al ciudadano quien, cabe destacar, tiene 74 años de edad.

Por si fuera poco, el esquiador se justificó ante los medios locales diciendo que la estructura es “propiedad de Venezuela” y que los esposos estaban “irrespetando la soberanía del país”.

El esperpento culminó destacando: “Lo golpeé y daría mi vida por mi país si fuera necesario”… me da vergüenza escribirlo.

Qué tipo tan mediocre… (respira profundo, lector)

La reacción del señor fue la que todos tendríamos en dicho caso, éste declaró para el mismo diario: “Ellos están atrasados con el alquiler y no hemos tenido respuestas que contrasten con el sentido común”, algo a lo que estamos acostumbrados, es que si todo lo malo que hacen es culpa de La Guerra Económica, no sería extraño que se hayan excusado con la “vieja confiable” cuando se vieron con la soga en el cuello.

Cabe destacar que el deportista es también entrenador del esquiador revelación de 2017, Adrián Solano. Todo mal con este sujeto.

Desde Breinguash nos unimos al sentir de nuestros compañeros de Caracas Chronicles, pero llamar al personaje “mamagüevo”, no es lo más acertado, el amigo merece más.

César Baena eres “rolitranco de mamagüevo”, saludos desde Caracas, Venezuela, tu país, lastimosamente.