Día importante para los equipos españoles en la UEFA Champions League.

El FC Barcelona visitó al Sporting de Portugal en Lisboa para afianzarse en la punta del grupo D, y tras superarlos 0-1 lo consiguieron.

El único tanto del partido llegó gracias a un autogol cometido por Sebastián Coates. El jugador uruguayo introdujo la esférica al fondo de sus redes tras recibir el impacto de una falta directa cobrada por el equipo catalán.

La victoria culé los ubica en la cima de su tabla, mientras que los lusos permanecen segundos. Detrás de ellos se encuentra la Juventus, quienes superaron 2-0 en casa al Olympiakos griego.

En otro encuentro, el cuadro dirigido por Diego Simeone no levanta cabeza en Champions. Tras igualar sin goles en la primera jornada frente a Roma, el Atlético de Madrid se encontró con un duro Chelsea que puso las cosas difíciles, cayendo sorpresivamente en el último minuto gracias a un tanto de Michy Batshuayi.

Los colchoneros consiguieron irse arriba en el minuto 40 gracias a una definición de Antoine Griezmann desde el punto penal.

La igualdad llegaría en el 59’ de la segunda mitad.

Eden Hazard buscó centrar un balón desde el costado izquierdo de la cancha, tras lograrlo, éste encontró la cabeza de Álvaro Morata, quien mandó el balón al fondo de las redes.

Tras unos minutos de infarto, el fútbol premió al cuadro londinense. En el 90’ + 4, Marcos Alonso consiguió elaborar una pared en el área rojiblanca, al llegar, éste centró el balón hacia atrás para que el belga Michy Batshuayi batiera al guardameta Jan Oblak.

Con este resultado, la oncena madrileña desciende hasta el tercer escalón del grupo C, mientras que los de Antonio Conte lideran su congregación, seguido de Roma, quienes superaron (1-2) como visitantes al modesto Qarabag.