Por: Daniela Carrascal

@CineRockFest / @danycarrie

Morgan Neville lo volvió a hacer. Ya se había hecho nombre como documentalista con la historia de las coristas del rock, el ganador del Oscar, 20 Feet From Stardom y ahora presenta para Netflix una cara  más personal del guitarrista de los Rolling Stones en Keith Richards: Under the Influence.

El documental que se estrenó el mes pasado a través del canal por internet, pero anteriormente en el Toronto International Film Festival, explora las influencias musicales que marcaron la carrera de Richards. Además, el estreno se hizo en el marco del lanzamiento del álbum Crosseyed Heart, su trabajo solista luego de más de 20 años, (en 1988 debutó con Talk is Cheap).

 Keith 2

La película transcurre en un ir y venir de melodías de blues, country, reggae y, no es de extrañarse que una de las inspiraciones de este Rolling Stone sea el disco The Best of Muddy Waters y el Rockin’ at the Hops deChuck Berry, que conoció junto a Mick Jagger, en 1960; influencia que se ve marcada en las raíces de la banda. Estas melodías vienen acompañadas de anécdotas de la banda, durante sus giras y grabaciones e incluso, otras familiares, que cuenta el artista, de primera mano, en una conversación fluida desde su sillón.

Una mirada más íntima a la vida de Keith también se asoma en el film, donde habla de la ausencia de su padre y posterior reencuentro, del buen gusto musical de su madre y cómo ella le enseñó sobre jazz y artistas como Sarah Vaughn, Ella Fitzgerald, Billie Holiday; y de su abuelo como mentor para convertirse en guitarrista.

Keith

Según comentó Neville para el sitio web huffingtonpost.com la primera intención no era hacer un documental, sino una entrevista acerca del nuevo álbum, pero, junto a la manager de Richards, decidieron convertirlo en este documental que cuenta, también, con la participación de Tom Waits, Buddy Guy y Steve Jordan quien es productor del Crosseyed Heart.

Keith Richards: Under the Influence logra descubrir la esencia de uno de los músicos más influyentes de la época y muestra una faceta amigable y hasta conmovedora detrás de la de rockstar desenfadado que lo ha hecho siempre polémico.