Por Humberto Sánchez Amaya

@CineRockFest / @HumbertoSanchez

Uno de los peores momentos de la entrega del Oscar el pasado domingo fue la interpretación de Sam Smith de “Writing’s On The Wall” de Spectre,  la más reciente película de James Bond.

El británico no sólo estuvo desafinado, sino también protagonizó una interpretación aburrida, sin nada destacable. Tampoco es que la canción ayude mucho. Si bien tiene más de 103 millones de reproducciones en Youtube,  el tema no fue el mejor entre los nominados al Mejor Canción Original en los galardones de la Academia. Aun así, la pieza obtuvo la estatuilla, el segundo que recibe una composición de la saga del agente 007.

La historia de triunfo para las composiciones de la serie de películas de espías comenzó en 2013 cuando Adele recibió el reconocimiento por “Skyfall”, una interpretación magistral de la que no había que dudar como la elegida ese año. En la gala, la presentación de la también británica, despejó dudas, si es que había alguna.

La primera vez que la Academia tomó en cuenta una de las canciones de James Bond fue en 1974, cuando en la lista de nominados figuró “Live And Let Die” de Paul y Linda McCartney, no sólo un clásico del repertorio del ex Beatles, sino de la música popular occidental de los cincuenta años más recientes. En esa ocasión el Oscar fue para “The Way We Were”, de la película Nuestros años felices de Sydney Pollack, que tuvo como coautor a Marvin Hamlisch, quien estuvo nuevamente nominado en 1978 por “Nobody Does It Better” de La espía que me amó, que dirigió Lewis Gilbert.

La sequía entonces comenzó ñuego de 1982, cuando tampoco ganó “For Your Eyes Only”, que  Bill Conti y Mick Leeson compusieron para For Your Eyes Only de John Glen.

Pasaron 31 años para que alguno de las piezas hechas para la saga de James Bond fuera tomada en cuenta en los premios más importantes de la industria cinematográfica de Estados Unidos. El regreso a las nominaciones resultó finalmente en un triunfo con Adele.





 

Lee también

[CineRock] Cronología de documentales, música y Oscars

[CineRock] David Bowie, una vida también en el cine