¿Alguna vez has estado tan cubierto en sangre que no sabes si es tuya, de los zombies, o de tus amigos?

 

Tengo un problema, estoy seguro que muchos también lo tienen. Los personajes que conforman The Walking Dead en este momento son geniales. Hemos llegado a un punto en el que se ha formado un grupo bastante estable, y salvo por Beth, hace un tiempo que no nos golpean con una gran pérdida. No puedes evitar ver cada episodio al borde de tu asiento, con miedo y terror de lo que pueda pasar. Nadie está a salvo, nadie nunca ha estado a salvo, pero ahora temo por todos.

The Walking Dead acaba de tener uno de los capítulos más emocionales de la temporada. Apenas el tercer episodio y si no fuese uno a la semana no tendrías tiempo suficiente para respirar y quitarte el nudo del estomago. Mientras todos corren en una dirección u otra para salvar a otros o a sí mismos, tu corazón late cada vez más rápido rogando que no los alcancen.

the-walking-dead-6x03.1

[divider]Promesas sin cumplir [/divider]

Ya no se puede confiar en los héroes cuando te dicen que “volverás a casa”, en The Walking Dead hacer una promesa es básicamente romperla. Los “todo va a estar bien” y los “estaremos a salvo”, no tienen el más mínimo valor en esta historia. Nadie, sencillamente nadie, puede salvar el día por mucho que lo intente, las perdidas están aseguradas.

Creeríamos que en un mundo como el de The Walking Dead la gente habría aprendido esta lección, pero la realidad es que este tipo de esperanzas y promesas descabelladas son una de las cosas que los mantiene en pie. La idea de que quizás esta vez, sí puedan llegar todos a salvo a casa, que no haya que dejar a nadie atrás, y que existan alternativas.

Michone lo intentó, pero no fue suficiente. Tiene sentido el no querer pensar en lo peor hasta que lo peor pase, es parte del instinto de supervivencia, es visualizarte del otro lado de la cerca en lugar de escribir cartas de despedida. Es la diferencia entre la vida o la muerte, por muy simple que parezca.

[divider]¿La muerte de Glenn? [/divider]

En lo que nadie podrá dejar de pensar por las siguientes dos semanas es en Glenn. Dos semanas, porque el siguiente episodio será un especial de 90 minutos donde veremos qué fue de la vida de Morgan en el espacio de tiempo que vio por última vez a Rick y su reencuentro en Alexandria. 14 horripilantes días de agonía y espera en los que pasaremos horas y horas de nuestra vida pensando en las posibilidades más rebuscadas, las estrategias de supervivencia y “lodo” zombie en el que se arrastró nuestro repartidor de pizzas favorito, ¿qué puede haber hecho Glen para salir de esta? ¿qué rayos puede hacer cualquiera para salir de esta?

¿Eran las tripas de Glenn o las de Nicholas? ¿Sobrevivió Glenn? ¿Es Glenn el nuevo Beth? Mil maldiciones, Maggie te está esperando. Si algo ha demostrado el equipo de escritores y productores que han alcanzado el nirvana de la televisión con The Walking Dead, es que son capaces de fabricar las situaciones más impresionantes que podamos imaginar. Y lo que he aprendido con cada nuevo episodio es que esta gente es capaz de superar mi imaginación. siete días, maldición, siete días.

the-walking-dead-6x03.4

Tal vez lo han hecho a propósito, nos han dado días para producir las teorías más descabelladas, para soñar con que Glenn no ha muerto.

Lee también:

Antes y después de los efectos especiales en películas

Las mejores películas para ver estando “High”

10 películas con errores que seguramente no viste