En general, la pedofilia y las parafilias, tienden a ser un gran tema de conversación debido a los recientes escándalos de personas famosas que han visto comprometida su reputación e incluso están siendo investigadas al respecto.

Solo en 2016, Jared Fogle, conocido como “the Subway” fue condenado por poseer pornografía infantil. Mark Salling de “Glee” actualmente es investigado también por pornografía infantil y por la posibilidad de haber violado a alguien. Y lo más reciente, la campaña Clinton se vio manchada con un escándalo que compromete a Anthony Weiner por mensajes sexuales con una joven de 15 años de edad.

Sin embargo, los hombres no son los únicos que puedan ser catalogados con alguna parafilia: las mujeres también son propensas a tenerlas también.

Una joven, usando el username de “citygirl192000″se pronunció en un foro de psicología sobre su pedofilia, y parece pertinente e interesante echar un vistazo dentro de la cabeza de una pedófila.

Esta es la historia de una chica de ciudad, no tan normal como creeríamos:

Esta es una historia que discute sobre parafilia, pedófilos y niños, por lo que quizá pueda herir la sensibilidad de algunas personas, si eres de esas personas entonces tal vez no debas continuar.

Soy una mujer de 20 años de edad y hasta donde sé, siento atracción por chicos muy jóvenes

Citygirl192000 comienza su historia presentándose a sí misma: “Hola, esta es mi primera publicación aquí y realmente no sé que estoy esperando de todo esto, o si tal vez reciba alguna respuesta, pero realmente siento que no hay otro lugar al que pueda acudir por ayuda. Soy una mujer de 20 años de edad y hasta donde sé, siento atracción por chicos muy jóvenes”. City cuenta que, mientras era más joven, nunca pensó que eso podría ser un problema, pero a medida que tomó más edad, se dio cuenta que era momento de empezar a buscar ayuda.

Soy más una hebefílica que una pedófila

“Sé que me he referido a sí misma como pedófila, pero (luego de escudriñar un poco en el tema) creo que padezco de algo a lo que llaman ‘hebefilia’, lo que significa que me siento atraída más por jóvenes entre 11 y 14 años de edad.”

Citygirl afirma que aunque puede llegar a sentir una atracción sexual con algunos, con otros se siente más en querer una relación romántica, o una relación normal.

“Actualmente soy bisexual, pero no me siento atraída por niñas menores del todo.”

“Realmente no me siento atraída por chicos menores de 10 años, sin embargo, han habido algunas ocasiones donde sí, pero no con el mismo deseo. Actualmente soy bisexual, pero no me siento atraída por niñas menores.”

Su bisexualidad agrega un interesante matiz a la conversación, pues ella puede sentirse atraída por mujeres mayores, en una aceptable edad, pero no con niñas.

La pedofilia no es lo único con lo que lucha

Su condición no es la única con la que ella tiene que luchar. “Tal vez sea apropiado mencionar que también sufro de un Desorden Obsesivo Compulsivo, sin embargo no creo que se trate de un desorden obsesivo ligado a la pedofilia. También he sufrido de depresión los últimos años…”

Nos preguntamos si quizás sus experiencias psicológicas pasada podrían estar afectándo más su actual estado mental. Por lo general, este suele ser el caso de personas que han sufrido de algún abuso.

A pesar de todo, su infancia no fue un problema para ella en lo absoluto. “No tengo ningún trauma de infancia o abuso, de hecho, tuve una excelente niñez.”

“Tengo un novio de mi misma edad, pero siento que las cosas no están funcionando. Me encuentro a mí misma sumergida en un creciente desinterese por él, mientras lucha con mis fantasías con chicos más jóvenes.”

Ella no tenía a dónde más acudir, salvo el Internet

“No me siento para nada cómoda al hablar de esto a familiares o amigos. Soy una mujer razonable en la mayoría de las veces, pero tengo este gran secreto que cada vez me sumerge más, y es por eso que estoy escribiendo aquí. ¡Solo necesito a alguien con quién hablar!”

Pese a todo, Citygirl está consciente de que necesita ayuda. “Sé que mis sentimientos no son naturales y no debería dejarme llevar por ellos, pero la sola idea de hacer algo al respecto, me excita. ¿Cómo superar algo así? ¿Alguien está pasando o ha pasado por algo similar?”.

El paso más importante en este tipo de situaciones es siempre aceptar que tus sentimientos no son apropiados, que es lo que ella ha hecho. Y el segundo paso es buscar ayuda.

 ” He investigado bastante al respecto y me he encontrado con artículos que dicen: “¿Realmente existe la pedofilia femenina? y eso me hace sentir cada vez más sola. ¿Es mi condición así de rara? Por esto es que no he podido encontrar información útil que me ayude en mi condicíon como pedófila, en este caso, hebofílica.”
Su deseo por encontrar ayuda es un gran paso, en el sentido estricto de estar consciente que ello podría, potencialmente, lastimar a otras personas.
Para su suerte, Citygirl encontró algunas respuestas un tanto alentadoras. Se dio cuenta que no estaba tan sola.
Un miembro de dicho foro, “Skeleton-countess”, escribió: “Existen un par de hebefílicas aquí, no yo realmente, pero estoy relacionada con esas personas. Soy mujer y siempre me encuentro con la misma idea: que solo los hombres pueden sufrir de parafilias. Es muy difícil encontrar ayuda para tu caso, dado que todo siempre apunta a hombres, nunca mujeres. Si tu eres realmente una hebefílica, tal vez estés luchando con este problema desde hace mucho tiempo. Lo siento. Sé lo alienada que te puedes sentir, y eso apesta. Gracias por compartir. Se requiere de mucha valentía escribir todo esto, incluso en un foro anónimo.”
Entre otras respuestas, Citygirl se encontró con personas también relacionadas con el caso de ella, pero nunca alguna como ella. Palabras alentadoras, algo de apoyo moral, pero nada conciso que le permitiera liberar de su agonía.

Necesito ayuda porque no quiero perder a mi novio

Una de las cosas que más le preocupa es la relación que tiene con su novio, y sus ganas de solucionar su problema y poder quedarse con él.
“Cuando conocí a mi novio, él tenía 15 años y lucía incluso más joven, pero con el paso de los años se ha convertido en un maniático del gimnasio y ahora lo encuentro menos atractivo, especialmente en su aspecto físico. Le he dicho que me gustan los hombres delgados, y que sus músculos no me son atractivos en lo absoluto, pero no he querido estresarlo con este tipo de asuntos para que no se de cuenta que ya no me gusta. También sé que si abandono esta relación, es probable que sucumba ante mis deseos y empiece a buscar a alguien mucho menor que él y con aquella serie de requisitos que mi condición pide.”
Sin embargo, Citygirl se mantiene bastante alejada de los niños, y nunca ha dejado que sus deseos actúen, por el contrario, se dedica fuertemente a encontrar ayuda.
“Yo intento no tener contacto alguno con niños, en lo absoluto. Por lo que en lo que a los niños concierne, solo han estado en mi cabeza, en mis fantasías, pero nada cerca de la realidad. Yo realmente no sé cómo ser normal ante esto. No soy una persona normal. No sé como se siente ser una persona normal”.

Aún hay mucho por aprender

Al final, aún hay mucho por aprender sobre parafilias, especialmente la pedofilia femenina. Porque, bueno, no hay mucha información al respecto, y no sabemos nada de ello, lo que significa que las personas que padecen de esta condición no tienen forma de solucionarla.

Estas mujeres son invisibles, no solo en el sentido de que no tienen recursos, sino también de que no tienen idea que quiénes son.

Mientras que el tema puede resultar incómodo, este tipo de conversaciones tienen que pasar, no solo para ayudar a mujeres de este tipo, sino para educarnos apropiadamente sobre todos.