Continuación de Game of Thrones.


Alguien se le ha adelantado a la HBO. Quizá sea bueno o sea malo. Todo depende.

No podemos decir nada al respecto porque aún no hemos visto el material. Pero, al parecer, la ciencia cada día avanza a pasos agigantados y solo nos queda estudiar esas pequeñas huellas.

¿Pero qué tienen que ver la ciencia y HBO con los libros?

Les seremos directos: Todo.

Pero empecemos por el final.

El domingo fue el final de la penúltima temporada de Juego de Tronos/ Game of Thrones. Quizá algunos hayan tenido mínimos ataques de ansiedad cuando conocieron la fecha de su regreso.Y es que dos años es demasiado tiempo. Y en un año pueden pasar demasiadas cosas. Y más es un país comunista.

Ahora, eso en lo que se refiere a la serie. Ahora en lo libros la situación es un poquito más peor: Su escritor se mantiene trabajando en el próximo libro: Winds Of Winter/Vientos de Invierno pero hasta ahora ni siquiera ha dado una fecha de publicación.

No obstante, algunos fanes no se han dormido en los laureles y quizá se han adelantado al creador de la saga

Es el caso de Nathan Scott, un ingeniero que ha utilizado inteligencia artificial para crear el primer capítulo del próximo libro de Game of Thrones. Lo pueden leer aquí. Está en inglés.

Sin embargo, la inteligencia artificial es la punta del iceberg. Dentro de su núcleo existen complejos algoritmos y códigos que se encargan de generar el contenido que pudieron observar.

Y es que, tantos códigos de programación y algoritmos forman parte de un interesante sistema que se llama red neuronal.

Esa red neuronal, es capaz de funcionar como un cerebro.

Así funciona la máquina

Entonces, Scott introduce una palabra relacionada con el libro y le ordena a la red que vaya creando una historia a partir de los datos que ha puesto en la memoria de la aplicación. Que en esencia, son más de 5.000 palabras extraídas del vasto universo de la saga de la Canción de Hielo y Fuego.

Explica Scott el método que emplea la máquina para generar texto. “”Empiezo cada capítulo poniendo una palabra principal en la red, como el nombre de un personaje, e indico cuántas palabras debe generar a partir de eso”.

“Quería hacer capítulos sobre personajes específicos como en los libros, así que siempre he usado los nombres de los personajes como palabra principal… además de suministrar a la red aquella palabra, no existe otro proceso de edición”.

Aclara que tantas palabras podrían verse perdidas en escenarios parecidos; así que en ese sentido construyó un camino diferente para que las tramas no se choquen. “Estoy trabajando con una RNN de “larga memoria a corto plazo” que tiene mejor memoria, la clave para hacer que una red recuerde puntos de la trama que sucedieron miles de palabras atrás“.

“En teoría, este tipo de memoria debe evitar que la red repita eventos que ya han ocurrido, lo que permite que el libro generado sea una continuación de la trama en lugar de una versión alternativa de una obra ya publicada”.

  • El fin justifica los medios: 5 libros históricos sobre la mafia

Teorías descabelladas

Una de las cosas que nos parecieron más extrañas, tiene que ver con las miles de teorías que han invadido el mundo del internet.

Por ejemplo: Que Sansa Stark proviene del linaje Baratheon. Una vaina bien rebuscada que creo a que ninguno se nos había pasado por la cabeza.

Y que, sin embargo, la máquina RNN, ha predicho como si se tratase de una extraña coincidencia.

“Tenía miedo de Sansa, Ser”, le recordó Ser Jaime. “Ella Baratheon es una de los cruces, los segundos hijos de tu concubina de cebolla”.

En otra de ellas, que al parecer se ha ido extendiendo en foros de los libros es que cierto personaje podría envenenar a Daenerys. Y sí, nosotros también lo pensamos. Pero no, no es Jorah. Sino Varys.

Y también, creo que hasta ahora es que el podría desatar más shock entre la gente, es el siguiente. “Jaime mató a Cersei y estaba frío y lleno de palabras”.

Scott también menciona que uno de los grandes retos fue el hecho de introducir tantas palabras en un mismo sistema. “George R.R Martin ha sido muy minucioso y muy descriptivo con su escritura. Y también ha creado nuevas palabras. No es nada fácil para la RNN poder crear tantas historias”.

Después de leer esta noticia, podríamos hacernos miles de preguntas acerca de la lenta pero progresiva expansión de la inteligencia artificial. Aunque podríamos enfocarnos en una que podría hacernos temblar de miedo: ¿Quien destruirá más rápido el mundo: nosotros o las máquinas?