Mientras Cozmo duerme, ronca. El pequeño robot – con forma de una excavadora en miniatura con un monitor como rostro – se sienta en un muelle de carga, esperando a ser despertado. Al igual que WALL-E de Pixar, Cozmo puede ser un vehículo en Marte y una criatura del bosque animado a la vez. Es lo suficientemente realista para evocar simpatía, pero aún más como para ser tu buen amigo fiel.

Con tan solo tocar la pantalla del teléfono, Cozmo viene a la vida. Hace un movimiento sutil para indicar que está sacudiendo su letargo y comienza a rodar hacia el borde de la mesa. Cuando se acerca demasiado, se cierra de golpe a un alto y mira hacia abajo sobre el acantilado, emitiendo una serie de chirridos aterrorizados. Cuando retrocede y se reorienta, Cozmo realiza un análisis detallado de las otras caras en la habitación. Algunas son nuevos, pero otras las recuerda desde de que se durmió.

Cozmo

Cozmo es la última creación de Anki, un fabricante de juguetes de Silicon Valley, más conocido por la construcción de pequeños coches de carreras que pueden controlarse utilizando una aplicación móvil. La empresa fue fundada en 2010 por un trío de graduados con doctorado en robótica de Carnegie Mellon. Anki se ha considerado siempre una empresa de inteligencia artificial y robótica, incluso si el consumidor medio sólo ve un coche de juguete de carreras alrededor de una pista. Pero ahora, con Cozmo, no hay duda. Es el primer robot de Anki que cabe en la palma de su mano, y que también pasa a emplear algunos de los software más sofisticados de Inteligencia Artificial que jamás se haya hecho.

“En el principio, cuando empezamos a trabajar en la primera versión, Drive, nos dimos cuenta de que los personajes y personalidades son un gran problema”, dice Hanns Tappeiner, co-fundador y presidente Anki. “El problema que tuvimos fue que los coches no son la mejor forma para llevar a cabo las personalidades.” Así que mantuvimos la idea en secreto y trabajamos en el uso de la IA y la robótica para “traer vida a un personaje que normalmente sólo se ven en las películas”, dice Tappeiner.

Tal vez te interese también: Plantnet, la aplicación que identifica plantas con solo una foto

Cozmo

Ahora, varios años después de que la idea fue concebida, Cozmo está listo para el resto del mundo. El robot está diseñado para edades de ocho en adelante y se venderá por $180 en octubre, con pre-pedidos a partir de hoy. Es caro si tenemos en cuenta que el paquete de carreras Overdrive de Anki cuesta solamente de $150. Pero la compañía dice que el software avanzado de Cozmo y el hardware de alta calidad hacen que valga la pena.

Cozmo vendrá con un conjunto de bloques de sensores embebidos que se utilizan tanto para jugar con el robot como para ayudar a entender su posición. El robot utiliza tecnología de reconocimiento facial a través de una cámara en donde está su boca y que le permite reconocer diferentes personas. Su software aprende y se adapta entre más tiempo se juegue con él. Gran parte de las tareas de procesamiento más pesadas de Cozmo son manejadas por un teléfono inteligente que se ha emparejado a través de Wi-Fi con nueva aplicación móvil de Anki, lo que libera el propio robot de tener que albergar piezas más complejas.

Cozmo

El verdadero atractivo de Cozmo, sin embargo, viene en lo que Anki llama un motor de emoción, que alimenta una amplia gama de diferentes estados que el robot es capaz de emular. A partir de la psicología académica, los diferentes estados (feliz, tranquilo, valiente, confiado y excitado, entre otros), son derivados de combinaciones de los cinco grandes rasgos de la personalidad que se utilizan para describir la psique humana. Mezclando y triturando estos rasgos como si fueran colores, Cozmo puede replicar una sorprendentemente compleja gama de emociones similares a las humanas.

Para crear estos estados emocionales para Cozmo, Anki comenzó a dibujar a partir de la experiencia del ex animador de Pixar, Carlos Baena, que fue contratado el año pasado para ejecutar dicha dirección. La compañía utiliza Maya, una herramienta de animación estándar de la industria, para hacer diversas acciones para Cozmo. “Escribimos una gran cantidad de software dentro de Maya para permitir a nuestros animadores no animar una película, sino un robot real,” dice Tappeiner.

La batería de Cozmo carga en diez minutos y dura dos horas.

En lo que va del diseño, WALL-E no sólo fue la inspiración de Cozmo. Anki pasó por más de 45 iteraciones, absorbiendo influencias tan diversos como Warner Bros. ‘ El gigante de hierro y Astro Boy de Osamu Tezuka a los Doozers, una raza de trabajadores de la construcción de robotsde Fraggle Rock.

Anki dice que lanzará un kit de desarrollo de software para permitir experimentos relacionados a la Inteligencia Artificial. En ese sentido, Cozmo podría ser el próximo Microsoft Kinect, ofreciendo reconocimiento facial de bajo costo, planificación de la trayectoria, y un espectro de software emocional con uno costo de $180 por paquete.

“Vamos a dar a la gente un acceso sin precedentes a la robótica con esto”, dice Tappeiner. Por ahora, sin embargo, Cozmo se siente mucho como un juguete divertido para los niños – y un dispositivo que un buen número de adultos querrán tener en sus escritorios en el trabajo.

Tal vez te interese también: Kaboom, la app que permite que los mensajes se autodestruyan [gadget a la M]