El anhelado cara a cara entre los candidatos presidenciales estadounidenses Donald Trump y Hillary Clinton al fin se hizo realidad. El debate fue un digno encuentro televisivo que superó los 100 millones de views alrededor del mundo, y donde ambos contendientes abogaron a la retórica acusativa y apelando a problemas personales.

Pese a lo controversial que puede ser Donald Trump, Hilary estuvo al ataque constante, empleando la risa del público como una de sus mejores armas.

El encuentro presentó interesantes acusaciones y pese a considerarse buenas las posiciones de cada uno de los candidatos, parece que las expectativas de los votantes no fueron alcanzadas.

Aquí algunos de los momentos más destacados de este duelo:

1. Trump fue el candidato del cambio, Clinton de la estabilidad

Donald Trump se mostró a  como el candidato del cambio en un mensaje atractivo para los estadounidenses frustrados con el gobierno-y pintó a Hillary Clinton como más de lo mismo. “Típico político. Todos hablan, ninguna acción “, dijo de su oponente. Por lo menos tres veces, le dijo a los televidentes que la señora Clinton había pasado 30 años en la vida pública.

Trump se dirigió a Hillary durante todo el debate como “Secretaria Clinton”, mientras que Clinton empleó su nombre de pila llamándolo solamente “Donald”.

Clinton se arrojó como la candidata del progreso constante. Dijo que el presidente Barack Obama había ayudado a revivir la nación después de la recesión y es la postura que ella quiere tomar “partiendo de los progresos que hemos hecho en los últimos ocho años.”

2. Los candidatos hicieron hincapié en sus diferencias sobre los impuestos

Clinton llamó a incrementar los impuestos a los ricos y a las corporaciones a pagar por nuevas infraestructuras, universidades libres de impuestos y otros programas. “Quiero invertir en ti”, dijo Hillary.

Trump, por el contrario, dijo que deberían recortarse los impuestos “tremendamente” para inducir a las compañías a contratar más personas y que las empresas permanezcan en el país. Las compañías vendrán. Construirán. Se expandirán. Nuevas compañías surgirán.”

3. Trump se apropió de sus agresivas estrategias de negocios

Trump no tuvo miedo en interrumpir a Clinton cuando se sentía atacado. Trump mencionó ponerse de lado de los “americanos traicionados por los líderes actuales”. También apuesta por que los votadores verán un poco de sus agresivas estrategias de negocios como un ejemplo de cómo él peleará por ellos. Afirma que su éxito en los negocios es un ejemplo de que sabe cómo lidiar con la situación del país.

Cuando Hillary le dijo a Trump que él falló en pagarle a los contratistas que trabajaron en sus proyectos de desarrollo, Trump respondió que lo que él hizo lo hizo porque estaba insatisfecho con su desempeño. “Lo que nuestro país también debería hacer”. Clinton sugirió que Donald probablemente no pague impuestos federales en algunos años, él contesto: “eso me hace inteligente”. Y cuando Clinton le recordó a Trump que en el 2006 él vio las crisis de vivienda como una oportunidad de negocio, él respondió: “eso se llama negocios, por cierto”.

4. Ambos candidatos hablaron desde sus bases políticas.

Trump se centró en los desafíos económicos de los votantes de la clase trabajadora -sus más fuertes partidarios en estados donde espera ganar. En Ohio y Pensilvania, “puedes ver la devastación en donde la producción se ha reducido 30, 40, a veces hasta un 50 por ciento ”, dijo. Atacó en varias ocasiones a las ofertas comerciales que dijo habían herido puestos de trabajo en el pais, otra posición popular en su base política centrada en la mano obrera.

Clinton, cuya campaña está tratando de motivar a los votantes minoritarios y femeninos, acusó al Sr. Trump de sesgador racial en la restricción de los afroamericanos de un complejo de viviendas hace décadas. (Sr. Trump dijo que tenía una demanda sobre el asunto “, sin admisión de culpabilidad.”) Hillary también planteó comentarios denigrantes del Trump acerca de las mujeres.

5. Ambos candidatos trataron de reforzar sus debilidades.

Clinton dijo que el uso de un servidor de correo electrónico privado como secretaria de Estado fue un “error”,  un problema que la ha dejada vista como el candidato menos confiable y honesto. “He cometido un error, y me hago responsable de eso”, dijo.

Trump pareció reconocer que los votantes, según las encuestas de opinión, cuestionan si él tiene el temperamento adecuado para el cargo. “Creo que mi activo más fuerte, con mucho, es mi temperamento”, dijo. “Yo sé lo que es ganar.”

Trump también se dirigió a la afirmación de Clinton de que él es demasiado volátil para tenerlo junto al arsenal nuclear de la nación. “Con lo nuclear, estoy de acuerdo, es la mayor amenaza”, dijo.