Un solo pensamiento y un mismo clamor envuelve ahora a los venezolanos: ¡Que llueva! para que reavivan a la represa del Guri y, regresen los principales servicios de agua y electricidad en el país.

La fuerte sequía en el país ha transformado casi en su totalidad a la represa del Guri, la mayor central hidroeléctrica de Venezuela y una de las más modernas del continente.

Mientras que en los diversos hospitales, hoteles, restaurantes, empresas, colegios, hogares se enfrentan no solo a la crisis económica y política. Si no además se han visto afectados por la falta del vital líquido y la electricidad durante largos días.

La crisis eléctrica depende, prácticamente, de que llueva. José Gregorio Sottolano, presidente del Inameh, indicó a finales de marzo que El Niño durará hasta junio.

Actualmente se puede apreciar en las fotografías tomadas por  Carlos Garcia Rawlins, de la agencia Reuters,  el desierto que ha quedado por la sequía.

El nivel actual del embalse del Guri es de 242,88 metros sobre el nivel del mar (msnm). Ya está por debajo de los 244, cota del inicio del colapso. Solo debe caer 2,88 msnm para que se ubique en la zona crítica de 240.

Luis Motta Domínguez, ministro de Energía Eléctrica, explicó que el Guri pierde diariamente 354,2 millardos de litros de agua, lo que se traduce en un descenso promedio de 15 a 16 centímetros.

Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters

Lee también:

Miguel Pizarro, el diputado rockero

“Juega” a los Papeles de Panamá y comprueba cómo se evaden los impuestos