La gente ve mucha pornografía. Solo este año, Porhub registró 4 billones de horas de porno vistas. Dado que la investigación sexual está constantemente subfinanciada, los académicos están empezando a replantearse algunas preguntas fundamentales sobre todo ese onanismo. Como sucede en un estudio reciente en el Journal of Sexual Medicine, donde un equipo canadiense, después de filtrar los datos de la encuesta, encontró que hay tres clases de usuarios de la pornografía: el recreativo, el compulsivo y el afligido.

Dirigida por Marie-Pier Vaillancourt-Morel en la Universidad Laval en Quebec, el equipo de investigación reunió una muestra de 830 participantes extraídos de listas universitarias, clasificados en la red y redes sociales. Más del 70 por ciento eran mujeres, la edad media era 25, y el 80 por ciento eran heterosexuales. El estatus de relación era una división bastante parecida: alrededor del 35 por ciento estaban casados o cohabitaban, aproximadamente la misma cantidad eran solteros y el 29 por ciento solo salía casualmente.

porno-ves-quien-eres

Los encuestados tomaron cuestionarios que miden su satisfacción sexual en general, su tendencia a evitar el sexo, disfunción sexual y cuánto tiempo le dedicaban al porno. Cuán compulsivo era su uso porno (por ejemplo, “creo que soy adicto a la pornografía”); Qué tan duro trabajan para acceder al porno (“A veces, reorganizo mi horario para estar solo para ver pornografía”); Y su nivel de angustia emocional (“Me siento avergonzado después de ver pornografía”).

Después de hacer el análisis los investigadores encontraron algunos desgloses interesantes. Un 75 por ciento de los participantes cayó bajo el grupo de recreación, con puntuaciones bajas en todas las dimensiones del uso porno, un promedio de 24 minutos de visualización por semana. Las mujeres y las personas con parejas estaban sobrerrepresentadas en este grupo.

porno-ves-quien-eres

Los “culpables” tenían bajos niveles de compulsión, pero un gran sentimiento de culpa después de ver pornografía, suponen el 12,7% de la muestra y consumen una media de 17 minutos a la semana. Por último, el 11,8% de los participantes formaban parte del grupo de los “compulsivos”, con 110 minutos de porno semanales, mucha intensidad de consumo pero una culpabilidad moderada.

En una entrevista con PsyPost, Vaillancourt-Morel dijo que el mensaje principal del estudio es que los usuarios de la porno son “una población heterogénea en la que distintos subgrupos experimentan resultados sexuales muy diferentes”: la porno crea problemas para dos grupos de personas, pero para la mayoría , no hubo resultados sexuales negativos.