La revista Distorxión es una referencia para la música de nuestro país. Este año, además del relanzamiento de su web,  abrieron una nueva oficina en Los Ángeles. Conversamos con su directora, Rose Mogollón, y esto fue lo que nos dijo. (Si tienes una banda, este post te cae como anillo al dedo)

–¿En qué consiste ahora DistorXión Agency?

–Estamos intentando abrirle las puertas a las bandas en el exterior. Asesorarlos con respecto a las visas de trabajo, realizar un lanzamiento, booking de fechas. Nosotros seríamos los sponsors de esas bandas en el exterior. Lo que queremos es que las bandas puedan cobrar por su trabajo. No que te paguen 100 dólares en un toque improvisado porque eres un turista, sino que puedas plantearte tener una proyección en el exterior sólida.

 

–¿Están trabajando en montar su propio circuito musical allá o están pensando en anexarse solamente a festivales ya existentes?

–La idea es anexarnos a festivales ya existentes, a las fiestas que hacen en los grammys por ejemplo.

–¿Con quién están trabajando allá?

–Estamos asociados con Miguel Ferrer, un reconocido director venezolano que le ha hecho videos a muchos artistas importantes, entre ellos Oscarcito. Esto para poder asesorarlos con respecto a hacerles un videoclip nuevo, un registro audiovisual de la gira. Estamos trabajando en conjunto con guionistas, directores, editores, un montón de personas talentosas que están partiéndola y mucha gente no los conoce.

 

–¿Esto además de ofrecerle un book?

–Exacto, ofrecerle un book en bares y conciertos. Allá hay un evento en cada cuadra, así que hay para todos los gustos.

 

–¿O sea que van a meterse también con el reggaetón y demás ritmos tropicalientes?

–Jajaja, no. De momento sólo las cosas que siempre se han asociado con DistorXión. Rock, hip hop, dancehall, reggae, música electrónica. Estamos ampliando un poco el target, pero no, de momento merengue no.

 

–¿Quiénes serán los primeros artistas en trabajar con ustedes?

–Actualmente estamos preproduciendo la gira de Onechot que será en octubre, toda una gira norteamericana.

 

–¿Y si agarran todas las bandas y arman un festival por allá con toda la gente de acá y los de allá?

–Eso viene, de hecho para los Premios DistorXión que son en diciembre estamos intentando montar algo en paralelo en Los Ángeles. Tal vez un festival de bandas venezolanas.

 

–También cambiaron recientemente la página web de ustedes…

–Sí, la idea de DistorXión web es que la gente pueda hacernos llegar su trabajo más rápido, que sea colaborativa y que al mismo tiempo sea el medio de difusión de las cosas que se hacen. No sólo venezolanas, sino latinoamericanas. Destacar el trabajo de esas personas que son guionistas, los que hacen la música de tal documental, tipos súper talentosos que mucha gente no conoce porque probablemente son más bajo perfil. Queremos transmitir streamings, conciertos, etc. Vamos a tener una aplicación móvil para que la gente pueda vernos donde sea. Queremos lanzarnos también una especie de compilados con bandas venezolanas, con lo mejor que se hace en Venezuela. Para que los mismos festivales empiecen a escuchar las bandas y digan “me gusta esta, no me gusta esta” y así empieza el proceso de book. Hay tantos eventos en Los Ángeles que hay para que participen todas las bandas y siempre estén llenos los locales.

–Suena trillado eso del apoyo a las bandas de acá, muchos dicen hacerlo, pero ¿qué es lo diferente que plantean?

–Hay que apoyar bandas más emergentes, no aquellas que ya están establecidas. Esas bandas que no saben muy bien qué hacer, a dónde ir. No es por hablar de ninguna banda en particular, pero ya esas bandas grandes tienen todo el apoyo de los medios que viven diciendo que apoyan lo hecho en casa. Nosotros vamos a apoyar lo que vemos que otros medios no apoyan. Nosotros queremos tener un estilo independiente, que no nos digan que nos parecemos a algo, aunque siempre terminas teniendo cosas en común.

 

–¿Qué falta en Venezuela para tener una movida? ¿O ya la hay para ti?

–La movida venezolana está muy estancada. Cosas como que Candy66 no pudo ir a un festival en Texas porque no había pasajes, que si tal banda no tenía financiamiento. En Venezuela los músicos tienen talento, pero están estancados. Yo más de una vez estando en Los Ángeles no podía creer que tal banda era, por ejemplo, la mejor representación de México que pudieron conseguir. Yo veía y decía: viene algún venezolano y le da mil patadas. Las oportunidades están cerradas para las bandas, pero a veces son ellas mismas que se las cierran también. ¿Te van a hacer una entrevista en Estados Unidos y no sabes hablar inglés? Eso está muy mal. Hay bandas que no tienen ni el logo en alta resolución. Eso tiene que cambiar…

 

–Dame un ejemplo de esa situación… Alguna que recuerdes en particular.

–En cada local siempre hay eventos, pero recuerdo una vez que Cypress Hill se presentó en House of Blues y tuvo 3 teloneros. Había unos mexicanos que eran tan malos que la gente los bajo tirándole cosas y abucheándolos. ¿Y qué decía yo? Si estuviera Apache, Canserbero, NKProfeta, Truko, la partirían solamente haciendo un freestyle.

–¿Qué necesita una banda para formar parte de la agencia y poder lanzarse esa aventura?

–Más que lo que pide la agencia, es lo que se pide en el proceso migratorio. Piden que las bandas tengan 5 años de actividad, 2 discos, ser reconocidas en algún premio o reconocimiento, tener un número determinado de videoclips. Igual todo eso va a estar en la página. Tienen que tener unos requisitos para poder comenzar.

 

–¿Cuál es el proyecto más ambicioso de DistorXión? Háblame del futuro

–Siempre he querido hacer una obra social, agarrar bandas de diferentes partes del mundo y dar clínicas o talleres. Una fundación, apoyar a niños que tengan algún problema. Quiero agarrar a Gibson y a Fender, llamarlos y decirles que tengo unos artistas, que necesito unos equipos para dar clínicas y talleres.

 

Si quieres seguirle la pista a DistorXión métete en su página web www.DistorXion.com o a través de su cuenta de twitter