Nolan promete sorprendernos.

“Dunkirk no es una película sobre guerra”.

Declaraciones de Nolan a meses del estreno de la película que versa sobre un hecho que sucedió en la II Guerra Mundial.

Y es que la película prometía caer en la misma clasificación que Hacksaw ridge, Wild brave heart, o Saving private Ryan. Películas en donde el conflicto bélico va moviendo la trama y hace a los personajes también caminar en medio de esa línea violenta.

Sin embargo, ante las declaraciones de Nolan, hemos de situar a Dunkirk en un plano más psicológico y menos visceral. Nolan promete sorprendernos.

De entrada se pensaba que sería así. Los planos del primer tráiler de Dunkirk reflejan la ansiedad y el miedo que sienten algunos soldados cuando la guerra estalla en costas francesas.

“Es una historia de supervivencia y ante todo una película de suspenso. Por lo tanto, si bien hay un alto nivel de intensidad, no se refiere necesariamente a los aspectos sangrientos del combate, que han sido tan bien hecho en muchas películas”, explicó Nolan ante los medios en el Comic-con.

“Realmente estábamos tratando de adoptar un enfoque diferente y lograr la intensidad de una manera distinta”, concluyó el director.

Dunkirk pretende ser un conflicto bélico tratado desde el suspense psicológico. Es decir, desde las emociones reflejadas en el rostro de los soldados, y sus reacciones, cuando entiendan que a la guerra se va a dos cosas: matar o morir.