Esto es lo que los venezolanos resumimos en una palabra y ansiamos con el alma: el cambio.

 

Lo sucedido en Argentina es una luz de esperanza para el camino oscuro que transitamos en Venezuela, una bocanada de aire fresco que nos permite darnos cuenta de que no podemos perder la capacidad de soñar, como los argentinos, con vivir en un país mejor, más justo, sin miedo y con futuro.

Debemos recordar que, la victoria de Mauricio Macri en Argentina no representa solamente la de un candidato sobre otro, ni siquiera la de una propuesta sobre otra, sino más bien refleja la decisión de la mayoría de los ciudadanos de optar por un nuevo modelo de país, una nueva forma de vida. Tras 12 años de kirchnerismo populista, caracterizado por la corrupción, la ineficiencia y el abuso, los argentinos decidieron superar el miedo y votar con esperanza.

macri1

 Ciertamente el cambio político en un país no es garantía de que otros cambiarán, pero sí genera consecuencias, sobre todo cuando se habla de quienes en otro momento fueron los grandes aliados y “hermanos” de lucha revolucionaria. La región puede contagiarse de una especie de espíritu en el que pensar en el cambio es posible, aún cuando las intenciones de los amos del poder parecieran ser eternas.

Así mismo, también debemos tomar en cuenta que, para la revolución Bolivariana y sus séquitos les será muy difícil mantener su margen de maniobra con la pérdida de apoyo internacional y con la pérdida de sus principales aliados. No entender la magnitud de ese escenario sólo es garantía de una cosa: el aislamiento por completo de nuestro país y la cercanía a aliados no tradicionales y cada vez más lejanos, capaces de dar oxígeno al autoritarismo de turno. Dudo que el régimen venezolano esté preparado para un giro de timón en Latinoamérica.

El populismo ya no es una opción, sea de derecha o de izquierda. La región tiene el reto de apuntalarse hacia el desarrollo, hacia el porvenir, por medio de libertades y democracia. Hay señales que están hablando de un viraje y sólo el tiempo dirá si será en esa dirección.

Lee también:

Línea 5, la 1/2 estación nueva del Metro de Caracas y su ruta Metrobus

El descaro de la Asamblea Nacional y la provocación a los estudiantes universitarios

Los “anuncios de los anuncios” de Maduro que nunca se hicieron realidad

Los jóvenes en Venezuela no nos dejamos engañar con política rancia