Algunos venezolanos han tenido que dejar su vehículo estacionado por no conseguir repuestos.

¡Esto solo ocurre en Venezuela! Aunque no lo creas la crisis económica y la escasez también golpea la industria automotriz y el bolsillo de los venezolanos, quienes han tenido que ingeniárselas para arreglar su vehículo. ¿Cómo lo hacen? con hilo, aguja, y adaptando algunos repuestos.

Gandoleros, motorizados, chóferes de autobuses, taxistas y el ciudadano que tiene su carro particular están separados por distintas labores, pero todos  tienen algo en común: la preocupación porque se les puede dañar su vehículo a la hora de salir a trabajar, recrearse o realizar un viaje.

Para quienes necesitan reponer la pieza de su carro es evidente que la escasez de repuestos automotrices se ha agudizado; conseguirlo es toda una travesía y los precios están por las nubes.

Arreglar un motor, una batería, la caja, los cauchos, los amortiguadores, las las luces entre otros. Más el mal estado de la vialidad, huecos, clavos, piedras son las principales causas de que un carro presente desperfecto, tanto en las partes internas como externas. Sumado a eso, ir al taller mecánico se ha vuelto una agonía porque tienen fallas en su suministros y servicios por la falta de repuestos.

Los vendedores han afirmado que “algunas piezas no las han recibido desde hace bastante tiempo” . Este tipo de escasez tiene dos caras pues los distribuidores no tienen la mercancía para despachar o porque se limita a venderlos por determinados números .

Mientras, que más de un consumidor llora cuando a su carro se le daña su batería, el carburador, el motor, el aire acondicionado, la bujías, entre otros. Ni imaginar el tema de los accesorios pues ya ni un retrovisor, un espejo, la palanca, cinturones de seguridad, entre otros pasaron hacer un lujo pues no se encuentran y si tiene la suerte de conseguirlos son muy costosos.

En cuanto a los talleres mecánicos, también se han van visto afectados por las faltas de repuetos y a la hora de arreglar el carro de su cliente han buscado alternativas mediante el ingenio. ¿Cómo lo hacen? Adaptan los repuestos de otros vehículos al carro que estén reparando, y buscan una que otra opción rudimentaria.

De la misma manera, se han visto obligados a exigirle a los dueños de los vehículos que traigan sus repuestos pues ya no los tienen en sus talleres como antes, son muy costosos.

Mientras que las largas colas y procesiones diarias para encontrarlos pueden tardar, días, semanas, o meses.

¡Explotó tu caucho! La posible solución cocerlos en Maracaibo

Maracaibo, está ubicado en el estado Zulia. Allí  la situación no cambia y algunos han optado por la técnica más rudimentaria usando hilo y aguja para cocer los cauchos dañados, pues conseguirlos se ha vuelto una ardua tarea.

Los cauchos en Venezuela ya casi desaparecieron de  las cauchera, las chiveras y en los talleres mecánicos. Algunos tienen la suerte de conseguirlos tras anotarse en las listas y esperar varias semanas, pero un costo elevado.

¡No puedo reparar el carro y lo tengo estacionado!

Algunos venezolanos se han visto obligados a dejar su vehículo estacionado por no poder repararlo, debido a la falta de repuestos, y el alto costo.