El muelle. No es una película de terror, pero si decides practicarlo, te desgarrará el orto.

El muelle es un juego sexual bastante complejo. Adolescentes aburridos y desocupados lo inventaron mientras estaban alcoholizados y bajo efecto de las drogas.  El juego se hizo famoso en Medellín e incluso ha contagiado a los habitantes de Europa.

El muelle comienza de la siguiente manera: En una fiesta se reúne un montón de gente. Unas 20 o 30 personas. En el medio del desorden de la fiesta y el ambiente alborotado deciden ir quitándose las prendas de vestir hasta quedarse en ropa interior.

Una vez estando en paños menores, uno de los hombres del grupo, deshaciéndose de su interior, toma la iniciativa. En ese momento, las mujeres también se olvidan de sus brassieres y de sus pantys.

Se sienta en una silla y con un gesto llama a las tipas. Ellas van obedientes al encuentro, pero esperan su turno. Una a una van desfilando sobre el pene del tipo. 30 segundos deben permanecer encima del pene del pana.  Ya que así son las reglas.

A su vez, los otros hombres siguiendo el ejemplo, también se remueven su ropa interior hasta quedar completamente desnudos mientras esperan pacientemente por el extravagante desfile de penetraciones que tendrá lugar en muy poco tiempo.

El ejercicio se convierte en una orgía sexual. Pero dista mucho de ser una práctica desenfrenada de sexo normal. El muelle persigue un objetivo. El primer hombre en eyacular pierde.

Hablan sobre los peligros de El Muelle

Especialistas han criticado el polémico juego.

Por ejemplo, una sexóloga llamada Ana Lombardía expone con absoluta contundencia las irremediables consecuencias al practicar una vaina tan bizarra. “Los chicos luego tienen problemas de erección. La peor parte es para ellas. El dolor les produce desgarros y heridas”

Pilar Lafuente, ginecóloga de un Hospital en España coincide con Ana lombardía. “Lo que se ha encontrado son más casos de adolescentes con enfermedades de transmisión sexual. Es alarmante. Hemos pasado de tener dos o tres casos al año, a tener al menos 10 menores en un trimestre”.