El nude perfecto.


A todo hombre le gusta un buen nude. Una vaina que nos haga caer la boca del asombro y nos levante otra cosa.

Si la pana manda una imagen en donde se nota el esfuerzo que le puso, es decir, si la foto atraviesa con éxito, las barreras posturas aburridas, mala iluminación, y poses movidas, el interés podría aumentar. Y mucho.

Del otro lado de la acera, las mujeres pueden sentirse abrumadas. ¿Será que muestro mi cara? ¿Froto mis pezones hasta endurecerlos? ¿Qué ángulo de mi culo podría gustarle? ¿Y si sale movida, será que me deja en visto?

Así que una de las soluciones para acabar con ese rosario de dudas que golpean como una ola incesante en la mente de una mujer, fue preguntarle a una de las fotógrafas de desnudos más famosas de Europa.

Una de las tantas cosas que hace Lauren Naylor es fotografiar cuerpos al aire libre. Y supongo que también, cuando cae la noche, se moverá entre las sábanas, mordiéndose los dedos del deseo, cuando empieza a pensar como sorprender a su novio con una imagen erótica.

Lo primero que aconseja Naylor es que busques un lugar donde te sientas cómoda. “En tu casa o en tu recamara, o en algún lugar donde te sientas lo suficientemente cómoda para dejarte llevar y que funcione”.

No podríamos objetarle nada.

Algunas mujeres, osadas, o envalentonadas por la cantidad de alcohol que han ingerido sentadas en la barra libre del bar, pueden acudir al baño, y mientras con una mano se pelan las tetas, con la otra, pueden obtener esa ansiada selfie que probablemente tenga.

Taylor no lo menciona, pero lo más recomendable es que dispongas de tu cámara personal. De lo contrario, imagínense, ¿a donde podría llegar a parar la intimidad de tus lindos y lisos pezones oscuros?

Sí, adivinaron, a una de las tantas páginas que rodean al gigante insaciable de la pornografía.

Una vez hayas encontrado una locación en la que nadie te moleste y tengas tu propia cámara, lo siguiente es construir un escenario. “En este momento no te preocupes por ser muy técnica; simplemente experimenta el sentimiento que quieres proyectar y el tipo o el diseño que te llama la atención”.

A los seres humanos nos gustan las fantasías, y aún más nos gusta observar las fantasías ajenas. Haznos formar parte de tu parte de tus deseos más anhelados y profundos, y nosotros lo sabremos agradecer.

Luego, dice Naylor, comienzan las cosas técnicas. “te puedes empezar a preocupar por otras cosas como el enfoque, la iluminación, y la exposición”.

¿Te acuerdas de lo que hablamos al principio?

Es en este momento, es cuando la barrera de la mala iluminación, las posturas aburridas y las poses movidas comienzan a amenazar todo lo que has logrado. Sin embargo, al final, es tu decisión si quieres enviar un nude perfecto que lo amarre con deseo, o te descarte como si fueras una lata de atún vencido.

O bueno. No tanto así, pero ustedes entendieron el punto.

Creo.