El Dr. Kolposi del CCIUV reseña las ventajas del sexo iureccitranscendental

Por Carlos Noblot / @MrTolbon

El lujo no es algo de lo que el Dr. Ephra Kolposi, no se sienta orgulloso. Nos espera en su despacho del CCIUV, un moderno y ostentoso consultorio remodelado recientemente este año por un conocido arquitecto libarino. La suntuosa silla en la que está sentado bien podría ser el trono de un rey. Con sus ademanes impecables nos ha invitado a tomar un té que él mismo ha preparado. “Son flores de rievi, nos señala mientras echa el agua caliente en las tazas. “Los mesopotamios la solían usar para dilatar el ano, ya ahorita se le han descubierto otras propiedades más interesantes para el ámbito científico”.

Mientras tomamos el té, el Dr. Kolposi nos habla de sus años en la universidad, de su esposa y del increíble éxito de sus publicaciones. Iurrecto y el sexo Iu”, publicado hace un mes, ha vendido más de un millón de copias y ya va por su segunda edición. El libro ha sido elogiado y nombrado por el SXV como “el propulsor de la Nueva Sexualidad en el siglo XXI”.

La cuestión está en el uso del cervix. Todos lo pueden hacer, mujeres y hombres. La región iureccicentral fue delegada por la comunidad científica a un segundo plano durante muchos años. No he sido yo el primero en usarla en mis estudios, pero sí puedo decir que he sido yo el que ha descubierto la conexión entre el iurrecto y el orgasmo sexual”.  El Dr. Kolposi saca una copia de su libro, la firma y nos la obsequia. “El sexo iureccitrascendental no solo ha despertado a los científicos sino también a la sociedad en general. Hemos globalizado el orgasmo, si se permite, y hemos reavivado prácticas casi perdidas. Es un crimen hablar del sexo iureccitrascendental como algo netamente heterosexual, el sexo Iu puede ser usado perfectamente por homosexuales”. Recientemente la Unión Episcopal ha emitido un comunicado en el que bautiza el sexo Iu como “la llegada del Anticristo”, anteriormente eminencias religiosas se han referido a la práctica como “jinete del Apocalipsis”. “Como científico y médico, mi primer medio es la biología. El cuerpo humano es maravilloso y simplemente no escucho acusaciones religiosas que solo buscan cegar y oponerse a la realidad” responde el Dr. Kolposi “Secretamente ellos también lo practican y disfrutan. El sexo Iu es también una experiencia espiritual. La gente se me acerca casi todos los días agradeciendo este descubrimiento divino. Si algo soy es un Prometeo”. Bromeamos con la analogía y preguntamos si el Dr. Ephra Kolposi espera ser castigado por “robar el fuego”. “El lado más hipócrita de la sociedad lo hará. Ustedes inconscientemente lo hacen en esta entrevista, pero yo les he dado flores de rievi y en este momento deben estar haciendo efecto, entonces, ¿quién gana?.

No muy seguros de esta última acotación el Dr. Kolposi se recuesta a su silla sin dejar de sonreír. Esta entrevista continuará en algún momento…