Hola, cuerda de pajeros, soy Deadpool -si el más guapo héroe de todos los tiempos- y aunque no lo creas vengo a decirte algo inteligente que podría salvar tu trasero y quizá levantarte del computador y hacer algo con tu vida de una buena vez. 

No estoy aquí para hacerlos reír o para alardear de mi sexy cuerpo. Estoy aquí para decirte cómo ser como yo en la mejor forma posible, la única forma posible -porque quién no quiere ser como yo- y no tiene nada que ver con matar gente de manera divertida y sádica, se trata de cómo debes vivir una verdadera vida.

Veamos cómo me sale.

Muchísima gente tiene muchísimo que perder siempre. Gastan toda su vida entera trabajando duro para crear, construir y adquirir un montón de bienes. Son geniales, con trabajos geniales, títulos geniales, grandes casas llenas de cosas geniales, esposas geniales y así sucesivamente, pero, hey, no hay nada malo en eso. Si lo quieres, lo tienes.

Pero, ¿qué sucede cuando tienes de todo? también tienes mucho que perder. Y no hay nada malo en eso tampoco,lo malo es que cuando tienes mucho por perder también tienes mucho miedo y ansiedad. Como atado a su existencia. Y como alguien que ha perdido mucho, como yo, Deadpool, créeme, el miedo es 100% garantizado. El peligro de perder cosas por las que has trabajado tanto para tenerlas es real. Con lo bueno siempre viene algo malo. Lo sentimos.

Otra marca de los que suelen tenerlo todo es que ya no pueden detenerse, siempre quieren más. Siempre temen no tener lo suficiente o perder lo que ya han ganado. ¿Es una regla universal? No.  La única regla universal es que mi trasero siempre se verá hermoso en un plano detalle. No, hablando en serio, yo conozco algunos ricos bien graciosos -tipos como el Profesor X y Iron Man- que están bien, supongo, y usan su dinero para ayudar gente y cosas así. Sin embargo, como principio general, para la mayoría de la gente común, esa ansiedad no desaparece con adquirir estatus y cosas, al contrario aumentan, por las razones que ya he mencionado y muchas otras más.

Los resultados de sentirse constantemente ansioso de perderlo todo son múltiples. Malas decisiones, menos eficacia en accionar en cosas en las que debes estar más enfocado y centrado, egocentrismo, y falta de compasión. Podría entrar en detalles sobre todas estas cosas, pero confía en mí cuando digo que vas a tener ansiedad de tener ansiedad y no quiero hacerte pasar por eso. Y si hay algo que yo, Deadpool , nunca hace es hacer pasar por alguien algo así O:) . Puedo dejar que me lo hagan a mí, pero nunca a alguien más.

Está bien, yo se que hace un tiempo dije “soy un mercenario sin ley, no me importa la gente, solo me motiva el dinero”. pero, en serio, vean mi apartamento por ejemplo, ¿Ese nido de rata parece el hogar de alguien motivado por el dinero? ¿o de alguien obsesionado con la nunca acabar búsqueda de la fe…? ¿búsqueda de qué? A mi dame unos tacos y unas buenas películas porno, con eso soy feliz.

A lo que quería llegar con todo esto antes de venir a tu casa y tocar tu puerta es:

¿Tienes un minuto para hablar de la filosofía de vida Deadpool?

Deadpool

La filosofía Deadpool es acerca de no tener nada que perder. Ahora, si tu eres como yo, que no tiene nada que perder, entonces felicitaciones. Ya estás allí. Pero, como la mayoría, que si tiene mucho que perder, la filosofía Deadpool quizá los ayude.  A decir verdad, incluso para aquellos de nosotros que sentimos que hemos perdido todo, siempre hay algo más que perder. Por ejemplo, he perdido la vida que había soñado, mi bello rostro, mi novia caliente (SPOILER ALERT ¡Upsi, dupsi!), y todavía hay más que podría perder incluso ahora: mi factor de curación, mis bellas armas, o este caliente trasero que hace que todas las mujeres, y muchos de los chicos, se desmayen.

La filosofía Deadpool no se trata de no tener nada que perder literalmente, es más bien una forma de pensar, una mentalidad. Pero antes de decirte cómo adoptar esta mentalidad, voy a convencerte primero en el por qué deberías ser así debes en cuando.

El miedo, en su mejor momento, es en realidad una herramienta evolutiva maravillosa. Nuestros antepasados, cuando estaban en peligro (que era a menudo), necesitaban ser capaces de correr rápido y luchar y el miedo siempre resultaba ser su mejor aliado.

Pero esa ansiedad crónica, la del tipo que vibra constantemente debajo de tu pecho, la del tipo que te hace constantemente temer a perderlo todo, de no tener suficiente y de tener tanto, es todo lo contrario: es una pérdida de energía. Te convierte, en esencia, en conservador (y no me refiero a lo político, que podría ser el caso para algunos), y te impide hacer algo que quieres por ese mismo miedo. Ser conservador y temerle al miedo (parece que no tiene sentido, pero sí, chicos)  a veces es bueno, pero, cuando se trata de querer hacer algo y no hacerlo por miedo a perderlo todo, tienes que hacerlo de una vez y sin retorno. El miedo a perderlo todo  también hará que acapares todos los tacos para ti y no los compartas por temor a que se te acaben.  Ambas cosas igual de peores.

En todo caso, si no tienes nada que perder, lo peor que puede sucederte será que regreses a donde empezaste; lo que es para mí estar aquí sentado en mi sofá con mi porno favorita luego de haber pateado algunos traseros. Y es genial. Si algo malo me sucede o no logro lo que quiero siempre terminaré aquí en mi nido de rata. Así soy, así es Deadpool.

Deadpool

Ya va, vamos a aclarar algo de una buena vez. No estoy a favor de la pobreza extrema o la indigencia. Una persona al menos tiene que comer tacos, y un hombre tiene que tener su espacio donde guardar sus mejores revistas porno. Pero una vez que tienes esas cosas la verdadera alegría en la vida viene en el intercambio de ellos, que es el otro problema con la ansiedad y la pérdida de cosas: te priva de esa alegría. Una vez le di mi mejor colección de revistas porno a un borrachito de la calle y déjenme decirle que no hay nada como esa sensación, ni siquiera la sensación de…eh, no importa.

Así que los dos grandes problemas de la ansiedad de perderlo todo son esos. Primero, te ata a tus cosas para siempre. y segundo, te cohíbe de disfrutar de las grandes alegrías de la vida, que es compartir tacos y porno ;).

Y está la Muerte. tarde que temprano ella vendrá y tomará todo de ti. Todo. La carrera que construiste, el estatus, las cosas que acumulaste, incluso a quienes amaste y, finalmente, tu vida. Y no podrás llevarte nada contigo. Créeme, yo se por que te lo digo. Estoy como enamorado de ella. Y no importa lo rico o exitoso que fuiste la Muerte vendrá y no te prestará atención en lo absoluto.

Quiero que, en serio, pienses acerca de esto e imagines a la Muerte tomando tus preciosas cosas de ti, una por una, dejándote sin nada y, eventualmente, tomándote a ti. Bueno, joder, eso es muy depresivo. Mejor no…

Okey, ya. Esta es la cosa. No puedes llevarte nada contigo pero si puedes dejar algo antes de irte: la memoria de una vida bien vivida; memorias de la grandeza que propagaste a través de compartir tacos y porno;la alegría de los chistes que hiciste; el olor de los pedos que te tiraste. Entre más des, mejores serán los recuerdos que tendrán de ti y mejor será el mundo que dejaste.

En resumen, cuando ya estás en ese estado mental de estar muerto y no tener nada, dos cosas son posibles:

Eres libre de poner todo tu esfuerzo en todo lo que hagas porque no tienes miedo en perderlo todo o volver al comienzo. En tu mente, ya has fallado. Haces las cosas solo por la experiencia misma, por cómo forja tu carácter, no solo por el resultado deseado.
En espíritu eres dueño de nada, aun cuando poseas cosas físicamente. No temes en dar y compartir, sabiendo que la parte inmortal de ti será aquella que dejes en la tierra cuando hayas muerto.

Cuando vives de este modo, toda tu vida es maravillosa, toda chimichanga es un bonus y cada mama… es un momento de sabor.

No me queda más que decir, salvo que dejes de comprar mis películas en tiendas piratas y que luego de que leas este artículo asumas que sabes todo sobre mí y andes por ahí alardeando lo nerd/geek/culto que eres.

 

Aquí Deadpool, quien no tiene nada que perder y mucho por ganar.

¡Chimichanga!

Deadpool