“Si no me apoyas, no te doy nada”, de eso se ha tratado el negocio del gobierno venezolano al momento de buscar portavoces para sostener su permanente candidatura mediática en los últimos años.

Tras los incidentes de los últimos meses debido a las constantes manifestaciones populares, muchas personalidades han alzado su voz en contra de la evidente represión mostrada por parte de efectivos del Estado en contra de los ciudadanos.

Asimismo, la cifra alarmante de muertes alcanzó a tocar fibras muy profundas en diversos funcionarios “rojitos”, consiguiendo concretar su “salto de talanquera”, como por ejemplo sucedió con la fiscal de la República, Luisa Ortega Díaz.

Uno de los casos que tuvo mucha repercusión, se dio cuando el famoso director de orquestas criollo Gustavo Dudamel se pronunció acerca de los sucesos en las calles venezolanas, mostrando su desacuerdo con las opiniones dadas por la cúpula chavista.

El pasado mayo, éste pidió al máximo mandatario que “escuchara a la voz del pueblo”, pero como todos conocemos, “Nikitín” no lo hizo.

Dichas declaraciones sorprendieron a conocidos y a extraños, ya que el músico siempre mostró una postura oficialista.

Fueron tan fuertes las palabras, que el mismo Nicolás Maduro le dedicó otras en las cuales afirmó que el director no “comprendía a la revolución” y le invitó a que actuara con “ética” al momento de involucrarse en política.

En agosto, la Orquesta Sinfónica Juvenil de Venezuela debutaría en los escenarios en una gira por Estados Unidos, pero fue cancelada por el ejecutivo nacional, y par de meses después volvió a ocurrir, pero esta vez con la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar.

Dudamel no tardó en hacerle frente a la situación y a través de su cuenta de Twitter hizo sentir su molestia.

Desde Breinguash no nos extraña para nada querido Gustavo, solo tenemos que decirte una cosa, seremos breves.

¡Te lo dijimos!… ¿No te gustaba ser chavista?