No todos los hombres son creados iguales. No es ni siquiera que algunos hombres sean mejor o peores que otros, en realidad, venimos en diferentes tipos. Físicamente, podemos ser altos o bajos, gordos o flacos, delgados o acuerpados. Podemos ser simétricos y bellos y no ser simpáticos. Podemos ser caribeños, morenos, blancos, melenudos y hasta calvos.

En cuanto a personalidad podemos ser difíciles o fáciles de tratar. Podemos ser dulces o unos completos idiotas. Podemos preocuparnos por los demás, ser empáticos, o simplemente ser unos egoístas de mierda. Algunos podemos ser muy inteligentes como otros muy tontos.Todo esto es realmente sólo tocando la superficie de la variedad de hombres que somos. Sin embargo, hay algunas características en particular que juegan el papel más importante en si o no una mujer se siente atraída por un hombre.

Estas características principales constituyen un cierto “tipo de hombre” que las mujeres siempre tienden a buscar. Los hombres hacemos siempre lo mismo, es la naturaleza humana: nos gusta lo que nos gusta y queremos lo que queremos.

Sin embargo, por lo que queremos y vamos no es siempre nuestro mejor interés. Chicas, si siguen saliendo constantemente con el mismo tipo y esto no funciona, busca un tipo diferente.

Apariencias.

hombres

Las mujeres tienden a ir ya sea por hombres más bajos o por hombres más altos, más morenos que blancos o más rudos que cara de niños. Esto no es algo que fácilmente pueda ser cambiado. Lo que nos enciende de una persona, es muchas veces inconsciente. Sin embargo, es posible aprender a ver la belleza en la gente que no entra en el tipo común de tu gusto.

Los gustos de las personas cambian con el tiempo. No es que tu cambies tanto, lo que cambia es  tú percepción de la belleza. Lo seres humanos somos naturalmente atraídos por lo que consideramos bello, físicamente o de otro modo. Nos encanta la simetría cercana a la perfección. Estamos programados de este modo. Por suerte,es probable que la apariencia sea el menor de tus problemas, y sin embargo puede que desees experimentar en este punto.

Estilo de vida.

hombres

Esto es algo importante, y sabemos que de ello depende mucho tu vida con alguien. Sin embargo, si sus estilos de vida son completamente opuestos, la relación no va a funcionar. Uno de ustedes tendrá que hacer sacrificios. No te pongas en una situación como esa. Empezarás a sentirte infeliz con el tiempo porque tu propio estilo de vida estará sufriendo.

Pero, hay más acerca del estilo de vida de la pareja que eligas que debes tener en cuenta. Incluso si esa persona no tiene un estilo de vida opuesto a ti, no significa que sus estilos de vida sean compatibles. ¿Dedican su tiempo haciendo las mismas actividades? ¿Se acuestan y se levantan al mismo tiempo? ¿No estás siendo influenciada por sus hábitos? ¿Ambos están enfocados en los mismo propósitos y objetivos de vida? Todas estas preguntas pueden ser potencialmente un gran impacto en la relación.

Círculo social.

hombres

¿Tiene él buenos amigos? Salir con alguien básicamente implica salir con sus amigos. Sus amigos se convierten en tus amigos. Pero, ¿qué si no te gustan sus amigos? ¿Qué si no te gusta verlos juntos? ¿Son sus amigos buenas o malas influencias? Incluso los círculos sociales de por sí importan.

Amigos son amigos, y estarás propensa a conocer muchas personas, tanto tú como él. Cuando sales con alguien tiendes a conocer muchísimas personas. ¿Son esas personas gente que quieres conocer? Estar con alguien nuevo es genial porque te abre a una nueva parte de la realidad que no te esperabas. Sin embargo, muchas veces tendemos a forzar gustos por las amistades de nuestra pareja solo por estar bien. Y es un error, a  la larga serás poco menos que una hipócrita y las salidas con sus amigos se tornarán un tanto incomodas. Claro, hay excepciones. En ocasiones, al pasar cierto tiempo con una persona, logras comprenderlos, tolerarlos y hasta quererlos. Solo está en ti cuánto estás dispuesta a esperar y sacrificar.

Metas de vida.

hombres

Lo que queremos hacer con nuestras vidas nos define tan bien como lo define la vida que vamos a llevar. Nuestras metas de vida tendrán mejor resultado si son común con quien estemos. Estar con una persona enfocada en algo y que tú no lo estés es difícil porque esperarás más de su tiempo, tiempo que él o ella no podrá darte. Y viceversa. Tener los mismos objetivos de vida es lago muy importante ya que de algún modo define el tiempo que estarán dispuestos a estar juntos.

Cuando decides ir tras algo, hay un tipo de vida en el trayecto con el que tendrás que sentirte bien. Ese alguien que esté contigo también tendrá que estar de acuerdo con esto porque de lo contrario no podrán durar mucho. Si tus objetivos de vida requieren pasar de un país a otro, viajar constantemente o pasar un montón de tiempo fuera, esperemos que quien esté contigo esté dispuesto a esperar.

Que tengan los mismos objetivos de vida tampoco es que sea siempre una buena señal para estar juntos. Más bien, si ambos llegasen a tener distintos propósitos de vida y cada uno acepta sus condiciones y sacrificios, entonces ten por seguro que es la persona indicada. Al final, unirán metas de vida y su nueva meta será mucho más grande de lo que imaginas.

Inteligencia.

hombres

Si eres de esas mujeres que les gusta los hombres un poco tontos, pero bien guapos, sé honesta y admítelo. No pasa nada, a muchos no nos gustan los retos o las personas difíciles de entender. Si eso no funciona, descuida, tal vez necesites a alguien un poco más inteligente en tu vida. O, si eres del tipo de mujer que siempre busca hombres con doctorados y cosas así, entonces tal vez deberías buscar otro tipo diferente de inteligencia.

Hay genios en todas las matrices de la vida, haciendo todo tipo de cosas con sus vidas. Lo importante es disfrutar de conversaciones estimulantes y agradables con la persona con quien estés saliendo.Si no te sientes estimulada, entonces no estás estimulada. Cuestión de gustos nada más. No te arriesgues en buscar a alguien que nunca entenderás.

Personalidad.

hombres

Hay hombres que son súper amigos y sociables, como hay otros que prefieren estar más ensimismados. Las mujeres tienden a sentirse atraída por cierto tipo; o ambos o uno de ellos. ¿Por qué no intentar el otro lado de la cara que siempre te gusta? Tanto introvertidos como extrovertidos pueden variar en intensidad también, pero seguramente puedas amar a uno u otro tipo. Uno de esos tipos que no has intentando pueda ser el que más te atraiga y aún no lo has intentado.

Diferentes tipos de personalidad pueden agregar un montón a nuestras vidas. Por alguna razón, y por desgracia, las mujeres parecen estar fijadas en siempre ir por un tipo de personalidad similar a la de los chicos con los que acaban de romper. Quizá haya algo que necesiten aprender de ese tipo de personas que aun no han aprendido y por eso no pueden pasar al siguiente nivel.

Nivel de Empatía.

hombres

Las personas varían drásticamente en esta área, especialmente los hombres. Hay algunos que podemos simpatizar casi completamente. Y hay otros que son básicamente sociópatas que fingen por un fin y que carecen de una empatía auténtica.

Los hombres que simpatizamos más tendemos a ser mejores parejas, ya que somos más condescendientes y más solidarios.

Este tipo de hombres serán capaces de entenderte mejor y comprender las pequeñas emociones que tengas y que a veces son invisibles a nuestros ojos. Y lo más importante, no serán unos completos idiotas cuando lleguen esos momentos. Aquellos que no pueden simpatizar fácilmente tienden a ser más atractivos para las mujeres, pero solo por eso, porque parecen ser difíciles de conseguir.

Pero no están jugando; en realidad son muy difíciles de conseguir. Y entonces, incluso cuando creas tenerlo, realmente no lo tienes. A algunas mujeres les funciona. Pero asegúrate de saber que estás recibiendo y de que no estás cometiendo los mismos errores.


Tal vez te pueda interesar:

4 razones por las que los chicos pedimos un tiempo

Por qué nos gustan ciertas personas aun cuando no sean lo que queremos

Lo que las mujeres quieren: 5 cosas que debes saber

Por qué amamos el sexo salvaje, aquí la respuesta