Cuán hipócrita se ha tornado esta generación 2.0

No creo en la gran cantidad de personas moralistas que se encuentran en redes sociales. No sé si es que todo es un engaño o es que estamos rodeados de una nueva camada de gente sensible y delicada.

¿Será que el internet se ha vuelto dañino?

No, las personas que cada vez más tienen acceso a éste sí.

Pero es que la web está llena de ofendidos, ofensores y doble moral, ¿qué podemos hacer?

Me he dado cuenta que muchos defienden la supuesta “libertad de expresión”, pero te caen encima cuando piensas diferente.

Otros piden que respeten sus condiciones, pero estos no hacen lo mismo con los demás.

Los homosexuales, por ejemplo… cómo pueden pedir tal cosa cuando el 90% del tiempo lo emplean en criticar y destruir a las personas diferentes a ellos.

No soy homofóbico, para nada, pero si ellos quieren que los tomen en serio, y su vida social no sea discutida, hagan de ésta algo normal.

No necesitan marchas de “orgullo gay”, o “día gay” para reclamar “igualdad”.

Ahora saldrán a decir “Lucho es un tipo anti gay, vayan a quebrarle las piernas”, y no amigos, o amigas, equis, no sé, solo deben leer con calma y entender.

Si quieren normalidad, vivan su vida con normalidad, como uno más. Yo nunca he visto manifestaciones de orgullo heterosexual, menos un día dedicado a ello.

Tampoco creo en la “imparcialidad” de las opiniones.

Esas personas que están con Dios y con el diablo me enferman, porque una cosa es ser objetivo con tus pensamientos, y otra es tener miedo a la crítica y querer quedar bien con todos.

Consejo para ti: Opina… ¡No seas hipócrita!

Crea en ti cierto criterio de objetividad, así pasarás menos momentos amargos.

Ojo, también vive, y aprende a dejar vivir.

Que alguien concuerde contigo no te hace ser objetivo, y que algunos piensen distinto no los convierte en tus enemigos.

Relájate, no te tomes todo tan personal.