Qué bonito se siente el estar satisfecho después de haber pagado una entrada.

Como fan de Stephen King, no podía perderme este remake. Simplemente esperé a que pasara un poco el furor, y sin leer críticas me adentré a la sala de cine más cercana para echarle un ojo al largometraje.

Mi opinión es simple: ¡Espectacular!

Antes de seguir les comento una cosa: ¡ALERTA SPOILER!

Desde un principio no pensé que el director argentino Andrés Muschietti fuese a plasmar escenas tan gráficas como lo dicta la novela, pero de principio a fin superó mis expectativas.

La película comenzó fuerte, se puede sentir la relación estrecha entre los hermanos Denbrough. Pero lo más asombroso es el momento donde Georgie, el menor, pierde el barquito de papel que elaboró su hermano mayor en la famosa alcantarilla donde hace su primera -y épica aparición- Pennywise.

Lo carnal de la representación en donde el payaso le arranca el brazo al menor fue captivante, desde ese instante sabía que lo que venía era bueno.

Tras un inicio impactante, la película te comienza a dar referencias instantáneas sobre cada uno de los personajes un año después de lo sucedido: Mike Hanlon, interpretado por Chosen Jacobs, es obligado por su abuelo a matar una oveja con una pistola de clavos, y en ese instante dice la frase que define a cada uno de los intérpretes en lo que resta de filme:

“En la vida tendrás que tomar decisiones por ti mismo”.

Bill Denbrough, hermano de Georgie, se encuentra en su último día de clases junto a sus colegas y en pocos instantes conoces a quienes serán los  coprotagonistas del largometraje.

Como en toda escuela norteamericana, Bill y sus amigos sufren de bullying a manos a Henry Bowers, el patán de turno y sus compinches. El rubio tendrá un papel más trascendental en la cinta.

Instantes después conoceremos a  Beverly Marsh, una chica con aspecto rebelde a quien se le atribuye la reputación de niña fácil a pesar de solo tener 13 años.

Pero dicho aspecto cambiaría con el pasar de la cinta.

Para no seguir revelando parte de la trama, solo comentaré ciertos puntos  que me causaron una grata impresión.

Los sustos: No existen los típicos “screamers” que se acostumbran a ver en los rodajes de ahora, el ambiente de suspenso ochentero se siente desde el comienzo y las diversas intervenciones de Eso dieron en el clavo.

Pennywise: Fue sensacional. La interpretación de Bill Skarsgard fue brillante; sus gestos, la modulación de su voz, los movimientos… El sueco hizo olvidar definitivamente a Tim Curry.

La actuación de cada uno de los actores fue increíble; pero Finn Wolfhard, quien encarnó a Richie Tozier, se robó el show. Su sarcasmo y humor arrancaron risas en momentos donde la atmósfera se volvía turbia.

En conclusión, “It” te mantiene pegado al asiento. En ningún momento querrás salir de la sala para ir al baño y perderte de esta obra de arte.

El único aspecto negativo es que quedas con ganas de más. El final deja todo abierto a muchas posibilidades y seguramente la respuesta a esto la veremos en el futuro cercano.

Mi puntuación para el filme es de 9 en base a 10.

¿Y a ustedes también les gustó?