James Franco ha sido acusado de conducta sexualmente inapropiada o de explotación por cinco mujeres en el Los Angeles Times.

Los reportes provienen de cinco mujeres que asistieron a Studio 4, la escuela de actuación de Franco, o lo consideraron un mentor personal en la industria del cine. Estos fueron corroborados por múltiples fuentes y negados por el abogado de Franco, Michael Plonsker.

Las primeras acusaciones aparecieron en Twitter después de que Franco luciera un prendedor de “Time’s Up”en apoyo al  movimiento recientemente creado durante los Golden Globes.

Inmediatamente después de su victoria; Sarah Tither-Kaplan, una antigua estudiante de actuación de Franco, tuiteó su disgusto:

Hoy Tither-Kaplan declaró al al LA Times que filmó una escena de desnudez con Franco hace tres años; durante el curso de la filmación retiró las protecciones de plástico que cubrían las vaginas de otras actrices. “Siento que hubo un abuso de poder; hubo una cultura de explotación de mujeres no famosas y una cultura de mujeres reemplazables”.

 

Lee también: La raíz del abuso

 

Violet Paley, una actriz de 23 años que conoció a Franco a principios de 2016, también tuiteó en respuesta a su aparición en la ceremonia del domingo.

 

Paley dijo al Times que Franco la presionó para que le practicara sexo oral en un automóvil; cuando describió el incidente dijo: “Estaba hablando con él, de repente su pene estaba afuera. Me puse muy nerviosa; dije ‘¿Podemos hacer esto más tarde?’ El estaba como empujando mi cabeza hacia abajo y como no quería que él me odiara; lo hice. ” Ella dice que más tarde se disculpó por tener una relación sexual con ella sabiendo que estaba luchando con el abuso de sustancias, y en Twitter describió esta disculpa como “atrasada, molesta, conveniente”.

Dos ex-alumnas de Franco, Hilary Dusome y Natalie Chmie, describieron una interacción hostil con él en una filmación que tuvo lugar en un club de striptease. Ambas dijeron que Franco se enojó cuando ninguna de las mujeres en el set quiso quitarse la parte superior. “Simplemente aprovechó nuestro afán de trabajar y ser parte de algo más grande”, dijo Chmiel al Times; Dusome agregó: “Sentí que me seleccionaron para algo basado en mi trabajo duro y mi mérito, pero cuando me di cuenta que fue porque tengo lindos pechos; me  quedó bastante claro que ese no era el caso “.

La acusadora final, una ex alumna llamada Katie Ryan, dijo que Franco dejó en claro a muchos estudiantes que “había posibles papeles en la mesa si realizábamos actos sexuales o nos quitábamos la camisa”. Ryan dice que Franco la contactó  por correo electrónico con frecuencia, ofreciéndole exclusivamente roles como prostituta.

Tras la salida a la luz de estas recientes alegaciones, The New York Times canceló un evento programado con Franco para la promoción de The Disaster Artist.