A primera impresión uno podría pensar que L.P. se trata de un chico que quiere imitar a Bowie y que su voz aguda solo proviene de un suceso desafortunado de su vida. Pero la realidad es que L.P., o Laura Pergolizzi, es una mujer al 100%, y no hay nada raro en ella, más que quizá su aspecto andrógino.

Laura Pergolizzi, mejor conocida como L.P., es una neoyorkina con orígenes italianos que alimenta esa confusión con su forma de vestir y su aspecto físico. Nada que pueda extrañar si recordamos en qué época nos encontramos, y de verdad, tampoco hace molestia. L.P. no es solo una apariencia singular, es una cantante con dotes celestiales, en una mezcla entre Gwen Stefani y Sia.

Su salto a la industria lo hizo por allá en el 2001, pero al parecer, no tomó buenas decisiones y pasó sin pena ni gloria. No fue hasta años después que una buena casa disquera la tomó y su famá comenzó a gestarse.

Desde entonces, L.P. ha lanzado un total de tres discos, más varias canciones escritas para reconocidas cantantes como Rihanna, Beyonce y hasta el clásico adolescente Backstreet Boys.

Una de las canciones que la ayudó a tener reconocimiento internacional fue Into the Wild, siendo el spot publicitario de un reconocido banco norteamericano. Into the Wild fue su Hey Soul Sister de Movistar.

Hace solo unos meses, otra de sus canciones tomó vuelo y poder al sonar como soundtrack en la serie Orange is the new black, en el último capítulo de la cuarta temporada.

Ahora, la pregunta que todos se están haciendo: ¿qué hay de su aspecto? ¿es ella lesbiana?

La primera pregunta, en realidad no es de nuestra incumbencia, pero vale agregar que Laura se siente muy bien así y es la forma en cómo expresa su identidad sexual. Sí, Laura es lesbiana, y aunque no es algo de lo que se hace eco, L.P. no tiene problema en compartir fotos con su actual novia.

Was so good to spend some time with the babe on tour this past week. #taxicabconfessions #nyc

A photo posted by LP (@iamlpofficial) on

L.P. es una de esas artistas con las que te topas cuando paseas durante toda la noche por los playlists de Youtube, pero no como cualquier cosa, sino como algo que te detiene y te obliga a poner su nombre en el buscador y digerir todo lo que exista de ella.