Dicen que en el mercado negro venden una granada en 80 mil bolívares. ¿Quién está detrás de ese negocio?

 

Unas 29 personas han muerto en estos 10 meses que lleva el 2015 en Venezuela por explosiones de granadas y las más recientes fueron las víctimas de este martes en Ocumare del Tuy en donde seis delincuentes murieron y nueve efectivos pertenecientes a la Policía de Miranda resultaron heridos.

Ahora, según las reseñas oficiales, las granadas procedían de los antisociales, quienes le daban uso para realizar secuestros y robos a viviendas de la localidad. Un hecho que produjo persecuciones, disparos, finalizando en detonaciones y desmembramientos por todo el lugar. Algo incluso más crudo las películas hollywoodenses que tratan de recrear historias de guerras.

granadas1

Esta es una situación que por más que se quiera no se puede maquillar o camuflar de ninguna manera, y es que la realidad es que los “malandros” venezolanos están cada vez mejor equipados y más despiadados que antes. Puede que este caso sea un poco difícil de entender, es de conocimiento popular que hoy en día estas bandas criminales tienen la “cancha libre” para hacer de las suyas donde quieran y cuando quieran, pues su anarquía ha sido patrocinada por más de 14 años por las personas con más poder en este país.

Y esto no se puede explicar de otra manera, sino que alguna de esas personas nos responda: ¿cómo es posible que estas bandas posean este tipo de munición que solo las fuerzas militares debieran tener?

Por regla general las granadas llegan a manos de civiles, debido a robos o a la corrupción de funcionarios militares y estamos claros que no es por robo.

Pero la cosa no se agrava únicamente ahí, lo peor es que esta papaya que tienen los antisociales no solo está acabando con nuestra seguridad social, también están extinguiendo a los cuerpos de seguridad que realmente se preocupaban por ella.   En 22 de los 40 casos reportados hasta el primero de octubre, las granadas en Venezuela fueron arrojadas o usadas contra policías, militares o instalaciones de algún otro cuerpo de seguridad.

Está clara cuál es la estrategia de los malandros de hoy: Acabar con el policía honesto, dispuesto a combatir el crimen y dejar al corrupto que echa la mirada de lado por plata.

En fin, las granadas en Venezuela se han convertido en un símbolo de poder entre los hampones y en una herramienta efectiva de exterminio de policías justos. Creo que sería, de hecho, descabellado esperar otra cosa cuando el país que tenemos está gobernado también por “Malandros”.

Lee también:

Príncipe Harry envuelto en polémica por cargamento de droga que salió de Venezuela

El juicio de Leopoldo López y su sentencia de 13 años en prisión

Petra Laszlo: la camarógrafa racista de Hungría