El precio de ser artista y emitir alguna postura tiene sus consecuencias. Hoy Nacho empieza a entrar en el juego de piezas, tanto en el chavismo, como en la oposición.

La vida de Miguel Ignacio Mendoza, el reconocido cantante Nacho, ha dado un vuelco inesperado desde el 6D hasta estos días. El artista se ha convertido ahora en el centro de atención de algunos venezolanos tras gritarle las diversas verdades al Gobierno y despertar reacciones encontradas en la población venezolana.

Ahora, Nacho se ha transformado en esa pieza que desencaja, molesta y causa escozor desde Miraflores hasta lo más recóndito de la militancia roja, que  ha venido obviando lo evidente: la crisis que se carcome cada día la economía y la política de Venezuela.

Sin embargo, está el otro lado de la “Fuerza”, una oposición que durante años ha estado buscando mostrar, decir lo que ocurre en el país. Mientras que cada día son más los jóvenes que se marchan de Venezuela  porque no ven un futuro que les permita prosperar y ven sus sueños lejanos en una política turbulenta.

Entre tanto, otros  jóvenes vibran de emoción y molestias en las redes sociales hasta en las intensas colas de supermercados que tocan todos los días.

A pesar de que les toca caminar, esperar, ser marcados y fichados para conseguir alimentos, cual época de guerra en el Medio Oriente, sienten que en medio de esta perversión que se encuentra en el país,  hay gente racional que quiere y apuesta a una solución y quiere que esto se conozca en todas partes, pero de una forma distinta no viendo a los artistas metiéndose en política y peleando entre sí, sino por el contrario dejando a Venezuela en alto a través de la música.

Lastimosamente, el precio de ser artista y emitir alguna postura tiene sus consecuencias. Hoy Nacho empieza a entrar en el juego de piezas, tanto en el chavismo,  como en la oposición  y el Gobierno no dudó en atacar y pegarle donde más duele, en su libertad.

Mientras que una parte de la población se pregunta si ¿realmente “Nacho” representa la voz de todos los jóvenes del país? O solo ¿muestra una parte de lo que se está viviendo en Venezuela?

Anteriormente, Nacho podía realizar sus conciertos en el exterior con tranquilidad y viajar sin ningún tipo de inconvenientes, ni dificultades con las autoridades de Venezuela, especialmente en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía donde el pasado sábado debió esperar dos horas en inmigración porque el Saime le retuvo su pasaporte, lo que ocasionó que aplazara sus compromisos internacionales.

El integrante del dúo de música urbana Chino y Nacho ha despertado diversas emociones en sus fans y llenado conciertos tanto en el país como internacionalmente.

Ahora Nacho explica que recientemente aparecido en los actos de la oposición porque Venezuela lo necesita y que no hace “todo por show ” y no le hace falta dinero para subirse a la tarima y decirle lo que piensa al presidente Nicolás Maduro, pues cada siete años hace conciertos internacionalmente.

La lluvia de reacciones a través de las redes sociales no se han hecho esperar tanto en apoyo como en contra y ha permitido conocer otro lado del intérprete de “Mi chica ideal”, “Mi felicidad”, y “Me voy enamorando” entre otros temas, pues ha demostrado que es mucho más que un artista y ha dejado con la boca abierta a más de uno, tras pedir a todos los ciudadanos analizar “quién es el que se vende”.

“No salgan con su patético discurso de imparcialidad: ‘yo hago música’ si están viendo que el país se está cayendo a pedazos. Ustedes son la parte triste de mi corazón, analicen quién es el que se vende, aunque el dinero no se lo entregue un partido político directamente, dejen su miedo si quieren a esta tierra, si no, lo mejor que pueden hacer es callarse”, escribió en su Instagram.

Nacho ha realizado diversas presentaciones en el ámbito de la música y ha puesto a bailar a más de uno en la fiesta, no dudó en pedirle al presidente  Maduro que renuncie porque el país se está cayendo a pedazos.

Y ahora, Twitter explota cada vez que Nacho habla, si algunos interesados lo logran podrían convertir al popular artista en una ficha clave de la disidencia del Gobierno o quizás hasta un candidato a cualquier cargo que se atraviese.

¿Bastará esta ola de declaraciones, dimes y diretes para confiar en Nacho como candidato a algún puesto político en el país? ¿Tú votarías por Nacho? ¿Qué opinas de la “Nachomanía”?

Lee también:

Seis cosas que en Venezuela cuestan más que la gasolina