La piel que no habito.

No hace mucho tiempo se estrenó El hombre sin sombra.

¿Se acuerdan?

La historia de un científico que por medio de un suero se vuelve invisible y acaba abusando sus poderes, a tal punto, de volverse una creciente amenaza para todo el equipo de investigación que le había prestado sus conocimientos para alcanzar ese hito en la ciencia.

Los efectos especiales en ese tiempos resultaron ser sorprendentes. La desaparición del cuerpo para fundirse con el aire dejó boquiabiertos a más de uno.

Y ahora, Markos Kay, un artista digital, seguidor de películas como El hombre sin sombra o la serie Anatomía de Grey, propuso el espectacular e ingenioso diseño de un ser humano desprovisto de piel, cabello, y huesos, siendo que, como elemento principal, solo se reflejan terminaciones nerviosas y el sistema de venas y arterias en su humanidad.

La idea se titula bajo el nombre de Human after all. Miles de ciudades fueron las encargadas de servir como marco principal a la iniciativa de Kay. Entre ellas se pueden destacar: Tel Aviv, Berlín, Ciudad del Cabo, Varsovia.

La propuesta fotográfica incrusta al hombre en las calles de la ciudades mientras mantiene intactos sus hábitos como inhalar nicotina, ingerir comida chatarra, hacer unas compras en el supermercado, visitar el zoológico de la ciudad, o pasear un perro.

Hermosa advertencia

Kay explicó los objetivos que quería lograr con su manifestación artística. “Queríamos combinar el trabajo anatómico con los ambientes urbanos para crear un contraste entre la naturaleza y fragilidad de la estructura del sistema circulatorio con la naturaleza común de su alrededor, resaltando el balance entre la ironía y el romanticismo de la condición humana”.

De igual forma, es un potente aviso para la sociedad, y sobre todo, para cada uno de nosotros. Reflejar la deconstrucción de la silueta humana probablemente estimule a considerar que estamos atados a una frágil existencia. La piel que no habito.