La toma de Caracas, o el día en que “el peo va a acabar”, se acerca. Yo voy a ir porque yo creo que cualquier cosa que uno haga en contra de este gobierno debe tener algún valor. Me disculpan los que se molesten, pero yo creo que eso va a ser una bailoterapia más con ese sabor farandulero que tanto nos encanta. Solo vean todas las últimas que se han hecho. Siempre resultan en la misma vaina. No, y ahora con itinerario y todo, la cosa pinta más que bella. Perfecta para tomarse la selfie de “yop en la marchita con mis amiguis XD”.

La bailoterapia más grande habida en Venezuela

¿Que por qué creo que eso va a ser así? No más miren el comunicado enviado por “Chúo” Torrealba de la MUD. La vaina me recuerda a ese profe de Administración que le encantaba hablar de lo genial que eran Fayol y Maslow, y de cómo sus teorías administrativas eran lo último de lo último, y el teacher nunca había trabajado o tenido una empresa. En teoría pinta hasta conmovedor el plan, pero en la práctica lo único que realmente vamos a tener es la bailoterapia más grande habida en Venezuela. Ya nos veremos reseñados en los Guiness Records y todo.

Yo creo que esta próxima convocatoria va a ser una del montón, una de esas que no tienen ni patas ni cabeza. No me alcanzan los dedos de las manos para contar la cantidad de veces que cosas similares como estas se han realizado en el país, y me sobran de ellos para contar las veces en que han funcionado para ALGO, más que para farandulear.

Esta vez, no va a ser la excepción. Pero eso sí, bien organizada. Tan bien organizada como los 15 años de mi hermana, o las bodas de oro de mis abuelos. Con mariachis, tarima, gente importante, fotos grupales y toda la cosa. Que la gente tenga un bonito recuerdo de ese día. Una foto chévere con Capriles pal face y un buen templete comunal con los mejores merengues de Wilfrido Vargas.

Pedirle naranjas al árbol que siempre te da limones

Una de las primeras cosas que no me cuadran del plan es eso de la exigencia del cronograma electoral, el 20%, las regionales, y pitos y flautas. ¿De verdad algo llamado “la toma de Caracas”, y quizá la movilización más grande hasta el momento, va a ser solo para decirles “mira, dame la fecha y activa esto”? Con tantas personas que seguramente habremos, ¿no deberíamos aprovechar y exigir cosas más contundentes y hasta más realistas? Que activen las empresas expropiadas y las pongan a producir comida, o que dejen de estar regalando el dinero y empiecen a invertirlo en el país, por ejemplo. Si no pueden hacerlo, entonces que agarren el primer vuelo, y partan de nuestras hermosas tierras, que es lo que en fondo todos queremos.

La ley del embudo o de cómo los líderes opositores solo piensan en su porvenir

Por qué siempre la MUD termina hablando de partidos, cuando esto es un asunto que nos compete a todos, al pueblo venezolano en general. A ver, yo creo que ya es justo que dejen a un lado sus egocentrismos y empiecen a hablar como “Unidad” y dejen de estar etiquetándose como este y como lo otro, y viendo quién es el político más rudo del momento.

La política venezolana se resume en la cantidad de personas que puedas movilizar y atraer a tus ideales y eso es lo que un político busca siempre. Es exactamente lo que nuestros políticos están haciendo: catapultar su carrera a costillas de nosotros. ¿A quiénes creen que les van a dar las candidaturas regionales una vez se den las “dichosas elecciones”? A los partidos que más hayan movilizado personas. Agarren esa, pues.

Para los que están familiarizados con 1984, seguro recordarán “los dos minutos del odio”. Ese pequeño espacio diario en que los habitantes de Oceanía veían imágenes, a través de una pantalla, de los partidos contrarios, y que a modo de lavado de cerebro, debían odiarlos sí o sí. Bueno, los amigos de la MUD tomaron esa idea y la convirtieron en “la tarima del ego”.  Como es de esperarse en este tipo de concentraciones habrá tarima, sonido y uno que otro “líder” opositor vociferando pañitos de agua caliente, mientras nosotros ahí bien cansados y sudados, los alabamos, dejando puestas nuestras esperanzas en ellos… una vez más.

La convocatoria concluye y el peo se acaba… para los políticos

Finalmente, en el plan de acción de la MUD para ese día, los políticos hacen un cierre magistral con la alocución del Secretario Ejecutivo, el Sr. Torrealba, con la agenda de lucha planteada desde el primero de septiembre hasta lograr el susodicho 20% que nos falta para el revocatorio. Ajá, ¿qué pasó con “LA GRAN TOMA DE CARACAS? entonces, ¿la gente se pega ese viaje de lejos, como los indígenas del Amazonas que van a pata limpia, se aglomeran con millones más, se toman algunas fotos, escuchan el mismo discurso de siempre, y se van? ¿Eso es lo que queda de un plan pautado con días de antelación? ¿Un viaje de un día a la capital a ver a Chúo Torrealba en 3D y con sonido surround?

Quizá para ellos ese día sea una jornada política más y de por concluida una vez toda la masa se haya retirado, pero para nosotros, los que estamos pasando roncha con la crisis, no. Mientras los partidos políticos están con calculadora en mano viendo quién trajo más gente, y repartiéndose cargos, nosotros llegamos a casa ilusionados una vez más, para que al otro día, nos volvamos a topar con la misma realidad. ¿Que este es el inicio de un plan de lucha? ¿Qué viene después? ¿una vendimia masiva y luego un cacerolazo?

Eso de que “el que se cansa pierde” es ¿para el pueblo o para el chavismo?

De verdad no sé a qué está jugando la oposición con todo esto. Me recuerda aquella “pelea del año”, y la pongo en comillas porque ni se acercó a una pelea,  entre Paquiao y Mayweather, donde no hubo nada de pelea, sino más bien un boxeador cansando al otro. Pareciera que los líderes opositores están jugando a eso, a cansar al contrincante, esperando que el gobierno se mame y se vaya.

Yo no se sí es que están asustados o sus intereses son otros, pero lo único que veo es que estos líderes no quieren asumir las riendas del asunto. Al parecer, lo único que les interesa es tomarse “fotos comunitarias”, tener muchos retweets, algunas entrevistas en CNN y alocuciones mandelianas trascendentales. ¿O nos van a decir lo contrario?

[divider] [/divider]

Aquí todos queremos un cambio. Que esta vaina se componga y vuelva a ser como en otrora. Que nuestra gente no se vaya sino que al contrario quiera regresar. Que no me de miedo tener un hijo en Venezuela, y que me pueda comprar y comer lo que me venga en gana. No estoy en contra de la convocatoria, incluso voy a ir. Solo estoy siendo realista, y esperando que algunos abran los ojos y vean el panorama completo. Si de algo estoy claro es que la política en Venezuela es basura. Citando a un personaje de una serie cool que todos ven: “Si crees que todo esto va a tener un final feliz, quizás no has estado prestando mucha atención.”

Antes de irme, ¿saben que sería el colmo de los colmos? Que Chino y Nacho cierre el evento… eso sería rebasar la gota del faranduleo. Ahí se las dejo.