Hubo un profundo silencio después de Será, pero ahora La vida bohème vuelve a nosotros con un poderoso mensaje.

La Lucha encontró inspiración en la realidad cíclica de América Latina.

Los corrompidos de poder que por medio de férreas dictaduras instauran el miedo y temor para minimizar a un pueblo hasta que no represente ningún tipo de amenaza a sus pretensiones de perpetuarse en el poder.

El inocente pueblo que se deja impresionar por el verbo esperanzador del caudillo, pero que al cabo de un tiempo, la esperanza muta en un profundo rechazo que da paso a una posición de guerra para resistir los embates del dictador.

VOCÈ

El video es un himno desgarrador que refleja la explosiva realidad de los barrios en América Latina.

Vocè es una conmovedora historia de una tragedia que se ha vuelto común en las calles gobernadas por la violencia.

La narración se aleja de formas lineales, para ofrecernos saltos en el tiempo, que pueden clasificarse como adecuados para comprender la naturaleza de la trama.

Muestra el potencial de locaciones turísticas. Las costas de nuestro país, personan caminando en procesión para honrar la presencia de un ícono religioso, lanchas que surcan el espumoso mar que salpica el rostro de miles de turistas aferrándose a las bridas de la embarcación para no caer al vacío de sal.

Por su parte, el inicio de la canción hace mención a una crítica política (los narcos se alinean como astros en empresas y partidos) mezclada con tragedias que trataron de silenciar en la prensa salvadoreña (atrapado cual minero en San José).

Seguido de un estribillo que se compone como la frase principal de la canción.

(¿Qué o que você vai fazer?).

Que podría traducirse como ¿Qué harás tú? Pudiera ser una forma de aliento para incentivar, en ese entonces, a un indolente pueblo venezolano que se dejaba consumir lentamente.

La siguiente frase está relacionada con la historia que proyecta el video.

(Si mi vida son las calles,

sean tranquilas o mortales,

 con sus grietas y mundiales,

 ¿será que mi calle soy?

Si mi vida son mis heridas,

sean dadas, recibidas o abiertas todavía,

¿será que mis heridas soy?).

Probablemente, uno de las cavilaciones que se balancean dentro de la mente del adolescente (que observó el asesinato a sangre fría de su hermano mayor), sea el combustible que alimente su ansiada venganza.

LEJOS

Es el monólogo de un hombre que cae en una profunda intranquilidad cuando comienza a extrañar a su país.

(¿Qué estoy haciendo aquí?).

Además, refleja la creciente insatisfacción de trabajar sin descanso y aún no poder gozar de libertad para poder elegir algo, que al menos, de momento, pueda distraerlo del amargo exilio que está experimentando.

(Pagando para vivir,

Escogiendo sin opción).

Pero también es el himno de una generación. Nuestra generación. Obligados a huir del país para escapar del régimen y sus esbirros.

Y que desde el extranjero fantasean con volver al lugar que los vio nacer, pero que, cuando piensan en retornar, recuerdan el caos en que está sumido al país, y así abandonan toda posibilidad de regreso, mientras la nostalgia va apoderándose de ellos.

EL MILAGRO DEL SUR

Un merecido recuerdo a los mártires. Inspirado en el clamor del pueblo que armado de coraje quiere hacer respetar sus derechos.

(Ramas de sacrificio que otros dieron sin saber

 Bassil Da Costa y Panchito Muntaner).

Por un lugar se hace mención a Bassil Da Costa, de 24 años, asesinado de un tiro en la cabeza. Fue la primera víctima de las protestas, en 2014, contra la dictadura de Nicolás Maduro.

Y por el otro, la alusión a Panchito Muntaner, un personaje de la película dramática La noche de los lápices, que narra la detención y tortura de estudiantes que protestaban en las calles durante los últimos vestigios del peronismo en Argentina.

ELISEO

Es el primer tema que no posee ninguna connotación política. Probablemente, para ofrecer un respiro ante la profunda carga de política que reflejan Vocè, Lejos y el Milagro del Sur.

Eliseo es un viejito simpático que inventa haber visto a Dios producto de haber experimentado profundo viajes.

(Eliseo me tienta dice que ha visto a Dios).

El vocalista, ante la insistente presión del viejo, decide también subirse al vehículo DMT y contemplar, en compañía del viejo, las otras dimensiones que se agitan ante sus alicaídos rostros de satisfacción.

Al final, Eliseo, sale de su trance temporal

(Pasajeros que iban despiertos).

Y Se revela como la propia conciencia del vocalista que se pregunta ¿qué carajos hice?

(Eliseo de qué trata esa canción).