Cuando la realidad tiene la facultad de superar a la ficción y dejarnos locos.

Por: Omar Álvarez


Si has estado viviendo en una piña de bajo del mar, probablemente no conocerás House of Cards, una de las mejores series de tv en los últimos tiempos, y en Planetaurbe hemos estado mal pegados de principio a fin ya que nos recuerda a esas locuras que estamos acostumbrados a ver en los políticos venezolanos.

El protagonista, Frank Underwood, interpretado por el actor Kevin Spacey, es un congresista estadounidense, calculador, maquiavélico y despiadadadamente pragmático que,  cuando lo vemos en acción, inmediatamente pensamos en las similitudes que tiene con el señor Diosdado Cabello. No es una locura pensar, que detrás de las escenas cotidianas del Gobierno, una lucha interna por el poder se lleve a cabo. Es una serie de esas que te muestran que lo que vemos en televisión es apenas un ápice de lo que realmente pasa.

En las recientes semanas, la crisis política por las protestas ha sido mostrada como una lucha entre el Gobierno y una parte de la sociedad cansada de un mal vivir. Pero lo que se muestra es superficial; existen más historias que pasan por debajito de la mesa, y esto incluye al parecer un rollo interno entre Maduro y Cabello.

Por un lado, parece que el problema de Venezuela le ha caído muy mal a Nicolás Maduro, quien se ha visto muy perjudicado y ha generado mucho polémica por las decisiones que ha tomado desde que inició el conflicto, el cual ha dejado a más de 20 personas muertas, cientos de heridos y más de mil detenidos. Por otra parte, tenemos a Cabello, quien pareciera estar pescando en río revuelto, porque de repente está en todo: Cuando Leopoldo López había sido solicitado por la “justicia”, fue Diosdado quien negoció una rendición con su familia. Luego, cuando ocurrió la detención, fue de nuevo Diosdado quien se presentó para escoltarlo a la cárcel (a pesar de no ser ninguna autoridad policial o judicial) supuestamente para asegurar su “seguridad”. Al poco tiempo, cuando el ex general Ángel Vivas se atrincheró todo badass en su casa, ¿adivinen quién interpreto un papel más protagónico? Exactamente, Diosdado. Tanto ha sido el protagonismo, que cuando las protestas comenzaron, Cabello anunció que sería el host de su propio show.

Hoy en día, para el gusto de aquellas personas que disfrutan con el despiadado personaje interpretado por Kevin Spacey, Diosdado Cabello hace un Frank Underwood más tropicalizado. Ya se han dado casos en la AN donde ignoran las disposiciones constitucionales al impedir a miembros opositores hablar en sesión, suspensión de sus salarios, despojar a los “problemáticos” de su inmunidad y si no recuerdan, hasta parece que disfrutó con la paliza que les dieron a los miembros de oposición. Se nota que mucha gente le tiene miedo.

Al más puro estilo Underwood, la gente suele pensar que el superpoder de Diosdado no es el de hipnotizar multitudes sino manipular a quienes lo rodean, aprovechando sus alianzas para lanzar a un lado de la carretera a sus enemigos y premiar generosamente a los amiguitos e incluso llenar las oficinas del Gobierno con sus familiares: Su esposa Marleny Contreras es miembro de la AN, su hermano José David Cabello está a cargo del SENIAT, y su hermana Glenna Cabello de Daboin es consejera antes las Naciones Unidas.

De esta manera, Cabello ha acumulado bastante influencia con tipos millonarios y gente de la FAN. Tantos son los rumores sobre Diosdado, que lo han intentado vincular con organizaciones de narcotráfico organizado y negocios multimillonarios en el exterior. Pero estos quedan como un cuento de camino, como un mito urbano, como un secreto que todos dicen saber, pero nadie tiene pruebas contundentes. Un supuesto cable de Wikileaks de la embajada de USA del 2009, presenta a nuestro Underwood criollo como un personaje importante en la corrupción dentro del Gobierno, quien fue descrito como “alguien que acumuló mucho poder dentro del régimen y amasó una gran fortuna”. En ese mismo comunicado se habla de que Chávez pudo haber estado “preocupado” por la creciente influencia de Cabello.

¿Quién no ha escuchado las frases “Diosdado es dueño de medio país” o “Diosdado compró tal cosa”? Si todo lo que dice la gente fuera cierto, Diosdado sería dueño de una marca de ropa, de varios restaurantes, de PDVSA, de todo Maturín, de toda Caracas, de Twitter, de la mitad de China, etc. Todos sabemos en el fondo que Cabello es un hombre muy poderoso, pero ¿es cierto todo lo que se dice de él? ¿Cuántas cosas no sabemos? Sin duda, es uno de los hombres que más importancia ha tenido dentro de este proceso revolucionario que empezó Chávez.

Pareciera que dentro del Gobierno existieran dos caras de una misma moneda: una pragmática y otra ideológica. La primera, que representa Cabello, con un movimiento nacionalista más radical, y la segunda cara, una ideológica, sumida a ciertos objetivos transformadores dentro del contexto mundial. Chávez fue capaz de aprovechar estas dos caras, sin embargo, para los días cercanos a su muerte, depositó su legado en la cara ideológica. En cierto punto se mostró un distanciamiento con la otra parte, tanto así que para el 2012, en una cadena, Chávez le dijo a Cabello que se postulara como gobernador de Monagas, algo que sonó como un destierro.

Tras la muerte del presidente, la Constitución indicaba que Cabello, por ser el presidente de la AN, debía ser el presidente interino, pero Maduro de alguna manera logró “convencer” a las autoridades para ignorar esta disposición y tomar el mando, quitándole el chance de ser presidente a Cabello. Allí arrancaron los fuertes rumores de la tensión entre Cabello y Maduro. Aunque públicamente se daban la mano, sonreían y apuntaban a trabajar unidos, se decía que internamente las confrontaciones reinaban.

Cuando Maduro ganó las elecciones en abril del año pasado, Diosdado twitteó que el Gobierno debía emprender una “profunda auto-reflexión” acerca de por qué les había ido tan mal, en relación con la última elección donde Chávez había participado. Considerando que esa elección había ocurrido apenas meses antes, y con casi los mismos contendientes, el mensaje de Cabello era clarito. También recordemos el audio que se filtró de Mario Silva, en el que se refería a cabello como un gran “HDP”.

Es muy difícil imaginar un escenario en donde Diosdado Cabello no cumpla un papel importante. Tantos son los rumores de supuestas implicaciones del Underwood criollo que no podemos ignorar sus pasos, porque hay que estar claros en una cosa: cada vez que lo vemos en su programa, declarando a los medios o liderando una sesión de la Asamblea Nacional, sabemos que tras esa sonrisa que lo caracteriza se trae algo entre manos.

Acá les dejamos los quotes de Frank Underwood más destacados:

“El poder es como las bienes raíces, todo se basa en la locación. Entre más cerca estés de la fuente, más valdrá tu propiedad”

“Los amigos son los peores enemigos”

“En la política no hay amigos, sino enemigos aliados”

“La política es un pasadizo secreto, oculto detrás de la demagogia”

“Lo que un mártir anhela más que nada, es una espada donde caer”