El mundo es cada día más tolerante, avanzamos para salir del oscurantismo y cada día entendemos más a quien es distinto… son frases que solo un crédulo diría.

Lo cierto es que los últimos años han demostrado que la humanidad es cíclica y que tiende a repetir sus errores: el triunfo de Donald Trump, los comentarios ácidos y estúpidos de nuestros políticos o el terrorismo de los últimos años, son solo muestras de que en el mundo cada vez hay más obstáculos por vencer en favor de la tolerancia.

La comunidad LGBTI, claro, nunca ha tenido el camino fácil: pese a los esfuerzos legales emprendidos para que su situación en la Tierra sea justamente reconocida, aún hay muchos países donde su condición de vida, lejos de mejorar, empeora cada día, y tres países son el vivo ejemplo de ello:

1. Brasil

Violencia LGBTI en Brasil

Nuestro vecino del sur, tan avanzado e integrado al primer mundo como pretende ser, es el país más peligroso para ser homosexual.

Brasil cuenta con normas que protegen los derechos de sus ciudadanos por igual, pero una cosa es lo normativo y otra lo fáctico, o dicho en términos simples: se pasan las leyes por el culo.

En 2013 Brasil aprobó las uniones entre personas del mismo sexo, y desde entonces unas 1.600 personas de la comunidad LGBTI han muerto por crímenes de odio, de acuerdo a los números oficiales. Imagina lo que pasa por fuera del radar.

Como en muchos países, la comunidad trans es la más afectada, representando un 40% del total de afectados.

2. Indonesia

Manifestantes gays en Indonesia

En Indonesia la violencia es menor que en Brasil, pero la comunidad homosexual allí cuenta con incluso menos apoyo de parte del estado.

Un informe de Human Right Watchs de 2016 dice lo siguiente al respecto de este país:  “a partir de enero de 2016, una serie de comentarios públicos anti-LGTBI por parte de funcionarios del gobierno se convirtieron en una cascada de amenazas contra personas de la comunidad LGTBI de Indonesia. Estas amenazas fueron llevadas a cabo por militantes islamistas, comisiones estatales y organizaciones religiosas convencionales.”

No es de extrañar que en medio de este escenario, una encuesta demostrara que el 93% de los indonesios no aceptan a los homosexuales, y las organizaciones LGBTI son constantemente boicoteadas por dirigentes políticos en distintas instancias.

3. Nigeria

Situación LGBTI en Nigeria

Nigeria es otro país donde los homosexuales no solo no son reconocidos, sino que son atacados por su propio gobierno.

En 2014, Nigeria aprobó una Ley de Prohibición del Matrimonio del Mismo Sexo, que si ya suena mal por sí misma, ha servido además para que civiles y fuerzas militares ataquen impunemente a homosexuales nigerianos.

Ese mismo año 2014, el grupo Alianza Solidaria reportó 45 casos de personas LGBTI que fueron abusadas, donde en tres cuartas partes de los casos los abusos fueron perpetrados por amigos o familiares de las víctimas.

Lo devastador de todo esto, es se estima que la situación de Nigeria pueda hacerse más y más dura a partir de ahora, debido a la victoria de Trump, ya que esto representa menos apoyo legal y político a las minorías de esta clase de países.

¿Y cómo está Venezuela?

¿Venezuela? Ya les muestro:

Con información de ‘The Daily Beast‘.