Con trampa cualquiera puede ganar

Desde hace tiempo que los videojuegos dejaron de ser un entretenimiento casero, algo de todos los días después de hacer la tarea. Ahora existen campeonatos internacionales como el League of Legends World Championship.

Los premios de estos campeonatos llegan a ser de hasta $500.000, así como patrocinio por parte de marcas y más premios materiales de los que te puedas imaginar. Esto ha abierto las puertas para que los competidores busquen aumentar sus probabilidades de triunfo, y por supuesto estamos hablando de dopaje.

La lección que el caso Lance Armstrong dejó en el ciclismo no parece haber influido en muchas personas, pero lo cierto es que La Liga de Deportes Electrónicos (ESL) ya se encuentra preparada para realizar controles antidoping en su torneo de agosto.

Con seis millones de miembros, la ESL ya anunció que colaborará con la Agencia Mundial Antidopaje para evitar así que muchos se quieran pasar de listos. Como ya varios lo han admitido.

BreinguashPorno de realidad virtual – El futuro de la industria

En una nota de BBC Mundo, un jugador de nombre Kory Freisen reconoció haber consumido Adderall, un medicamento dirigido a combatir el déficit de atención con hiperactividad. “En deportes tradicionales, los atletas pueden llegar a consumir sustancias no permitidas para mejorar su habilidad física (…) en los electrónicos, los jugadores consumen estimulantes prohibidos para mejorar sus habilidades mentales“, declaró Tom Phillips, editor adjunto de Eurogamer. Y continuó “En muchos de estos torneos se puede ganar mucho dinero en premios, además de fama y contratos de patrocinio. Es fácil ver por qué algunas personas buscan mejorar su desempeño usando estimulantes ilegales”.

En su próximo torneo en agosto, ESL especificó que realizarán pruebas cutáneas, aunque sin difundir aún la lista de sustancias y estimulantes prohibidos. Esperan que Major League Gaming también se una a esta medida.

Con info de BBC Mundo

Lee también:

La FIFA suspende de por vida a Chuck Blazer

Las psicodélicas imágenes creadas por las máquinas de Google

Drone Boning: Una aventura sexual filmada por drones