Facebook es una de las redes sociales que más controla cualquier tráfico o exhibición de material pornográfico, montar una foto con par de tetas al aire con unas pocas denuncias y zaass… ¡volada! pero dentro de este gigante de las redes sociales, los amantes del morbo, aquellos que entran a su cuarto, cierran la puerta, ya pueden consumir pornografía (muchas veces ilegal) con solo bajarse el cierre e iniciar sesión en Facebook.

 

Cualquier cosa que el hombre quiera hacer en la sociedad está cambiando gracias a las redes sociales y la pornografía no es la excepción, la industria está en caída, la piratería, las miles de página y sitios para consumirla,  la cantidad de gente dispuesta a vivir del porno hacen difícil producir buen contenido, las personas ya no vemos consumen porno para fantasear con ser un carpintero inocente cuya jefa está riquísima.

Las redes sociales han supuesto un cambio en la forma de consumo de pornografía gratuita, ahora visitar páginas XXX con el riesgo que supone dejar algún rastro cibernético están quedando en el pasado, hoy desde Facebook se puede tener acceso a mucho material porno, Los precursores de esto no son necesariamente los más expertos traficantes de contenido sexual, cualquier adolescente de 15 años está reinventando la forma de conseguir pornografía sin necesidad de hacer una búsqueda triple equis en el navegador.

Facebook es la red social más usada en el mundo, al mes registra unos 900 millones de usuarios activos, una cifra nada despreciable para difusión y consumo de pornografía. La compañía de Mark Zuckerberg lo sabe y por eso es muy estricto con el contenido que subimos. Pero como todo sistema tiene su debilidad, los jóvenes están utilizando los “PACK” por medio de los grupos de Facebook. Como los contenidos se comparten por medio de un link, no existe un filtro que haga que Facebook tome medidas al respecto. Los grupos suelen ser cerrados así que las posibilidades de denunciar son escasas y como el fenómeno no es de conocimiento público dada la confianza que existe en la red social, los pack están allí, llegando a más lugares con el pasar del tiempo.

Compartir Pack está al alcance de todos, cualquiera sin ningún tipo de control es capaz de hacerlo. En miles de grupos suben los “PACK”, -carpetas con imágenes y vídeos con contenidos sexualmente explícitos, -en la mayoría de los casos se trata de menores de edad, una práctica ilegal. Mucho de este material es virgen, es decir, se crean una especie de comunidad donde los jóvenes producen el material; expiar a mujeres en baños públicos, grabar sus relaciones sexuales para luego difundirlas, y así poco a poco, reunir material que intercambian en los grupos de Facebook. Una idea tan ingeniosa como peligrosa.

Los links redirigen a páginas de descarga como Megaupload, cualquier consumidor de porno puede, a través de Facebook, puede consumir y compartir pornografía. Una ingeniosa forma de burlar el control parental.