Meitu es una aplicación que a costa de transformar tus selfies por medio de un proceso de filtros pretender revelar tu privacidad y hasta más.

Meitu tiene como objetivo penetrar en la base de datos del teléfono para apropiarse de información privada como el imei que sirve para clonar smartphones.

Así lo ha denunciado diferentes expertos en el mundo de la electrónica que escandalizados lanzaron un grito al cielo alertando a toda la comunidad mundial acerca de los riesgos que conllevan al bajar esta engañosa aplicación.

Greg Linares, experto en seguridad informática, habla sobre el tema. “Obtener el número IMEI —que es algo que rara vez va a cambiar durante la vida útil de un teléfono— es una gran manera de vincular al usuario con un dispositivo. Y desde el momento en el que están recopilando datos de ICCID, que son datos del operador, eso puede ayudar a la clonación del móvil”

Para Jonathan Zdziarski, hay algo extraño que no termina de convencerlo acerca de los fines de Meitu. “El razonamiento tiene poco sentido. No es necesario realizar una gran recopilación de toda esta información para evitar los cortafuegos. Es absurdo”

Es decir, ninguna aplicación te va a preguntar por datos tan privados como los anteriormente mencionados. Así que ten cuidado, y no solo con Meitu, cualquier aplicación que veas demasiado amigable, se convierte en un sutil indicio para sospechar.

Sindr: la app católica para dejar de pecar

¿Quién está detrás de Meitu?

Acorde a la información extraída a su página web: Meitu es una empresa que persigue como premisa destacarse en el mundo de la edición de la fotografía ofreciendo al mercado su aplicación que tiene como repertorio 4 opciones para embellecer tu rostro y generar la selfie perfecta.

La empresa ya ha generado una cantidad de cuatro mil billones de dólares por los continuas descargas de su polémica aplicación. Una barbaridad.

¿Por una selfie estarías dispuesto a poner en riesgo tu propia privacidad?

El síndrome del narcisismo está más vivo que nunca.  Las personas explotan su adicción a las selfies de forma reiterada sin saber en dónde podría parar su progresiva adicción.

Es necesario tener un equilibrio para no caer en las redes del submundo virtual y poco a poco ir adquiriendo la apariencia de un tonto avatar.